La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) entabló esta semana una demanda en nombre de tres activistas contra el gobierno federal, al que acusan de acosar y vigilar a los defensores de los inmigrantes por su labor en la frontera sur.

 Las presuntas víctimas son Alex Mensin y Jeff Valenzuela, miembros del grupo Pueblo Sin Frontera, que ha ayudado en la organización de varias caravanas de centroamericanos que han llegado hasta la frontera con México y que mereció la orden del presidente Trump de enviar hasta ahí tropas de la Guardia Nacional.

 La tercera incluida en la demanda, presentada en una corte federal de Tucson, es Ana Adlerstein, una reportera y activista que vive en la comunidad de Ajo, en el sur de Arizona.

 Los tres aseguran ser víctimas de acoso y de vigilancia, especialmente por parte de agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

 En el escrito, ACLU presentó documentos del Gobierno federal como prueba de que la Administración de Trump vigila de manera constante el trabajo de organizaciones que trabajan a favor de los inmigrantes a lo largo de la frontera.

 ACLU solicita a la corte federal una orden en la que ordene al Gobierno que cese de inmediato cualquier arresto o interrogatorio, o que traten de impedir de forma física el trabajo de los activistas.

 Todos los demandantes son ciudadanos de Estados Unidos y efectúan su trabajo principalmente en la frontera de Arizona y California. EFE