El cardenal Donald Wuerl, administrador apostólico de Washington, Arquidiócesis de Washington, hizo la siguiente declaración sobre el reciente incendio en la catedral de Notre Dame:

Fue con horror que vi las fotos de la catedral de Notre Dame en París en llamas. Después de haber visitado esa magnífica iglesia gótica y haber rezado en ella muchas veces, me sumo a todos aquellos en Francia y en otros lugares que reciben esta noticia con tanto dolor.

Durante unos 800 años, Notre Dame de Paris reclamó la imaginación y el afecto no solo de los católicos y de la gente de Francia, sino de quienes en todo el mundo la han reconocido como un símbolo de fe, paz y la presencia de Dios entre nosotros.

De manera especial, ofrecemos nuestras oraciones y expresamos nuestra solidaridad con todos los ciudadanos de Francia y, en particular, con los fieles de la Iglesia de París, de los cuales Notre Dame es la Catedral.