El Distrito de Columbia siempre ha recibido con los brazos abiertos a todos los inmigrantes que decidieron iniciar una nueva vida en esta ciudad capital, cuya diversidad cultural se puede advertir en calles y plazas donde el idioma español no es ajeno a los residentes. 

Hace unos días la alcaldesa de Washington, DC, Muriel Bowser, inició las celebraciones del Mes de la Herencia del Inmigrante con una reunión comunitaria en el corazón del barrio latino.

“Gracias a las contribuciones de miles de inmigrantes tenemos que reconocer que Washington, DC, se ha convertido en una ciudad fuerte, vibrante, próspera e integradora. Es un orgullo el poder trabajar junto a personas emprendedoras y alegres que buscan mantener honradamente a sus familias y tratar de hacer realidad sus sueños”, dijo Bowser.

Agregó que durante su gestión se han destinado fondos para ayudar a la creación de nuevos negocios, implementación de programas de capacitación laboral, asistencia a madres de familia, capacitación juvenil y recreación infantil.

La alcaldesa señaló que desde que asumió su gestión se ha privilegiado las iniciativas educativas y laborales que beneficien a los jóvenes de los diversos grupos étnicos que existen en la ciudad.

 “Somos conscientes –expresó- de que los jóvenes son el futuro de la nación y queremos que se queden en el Distrito de Columbia. Trabajando juntos cumpliremos nuestras metas personales e intentaremos convertir a nuestra ciudad en la mejor del mundo”. 

Muriel Bowser indicó que en los últimos años se han destinado recursos financieros para ayudar a los residentes a cumplir sus sueños de convertirse en ciudadanos estadounidenses, con lo cual se busca animar a las familias inmigrantes a participar activamente en la vida política del país y seguir viviendo en Washington, DC.  

“Queremos asegurarnos de que los nuevos ciudadanos y sus familias puedan llamar ‘hogar’ al Distrito de Columbia. Ayudar a los inmigrantes también significa ayudar al crecimiento económico, cultural e intelectual del país”, comentó la alcaldesa, quien estuvo rodeada de representantes de las comunidades hispana, asiática y africana. 

Bowser recordó que, desde el año pasado, está vigente el Programa de Subvenciones de Servicios Legales de Justicia para Inmigrantes mediante el cual se ayuda a organizaciones comunitarias, asociaciones profesionales y firmas de abogados que brindan servicios gratuitos legales en temas de inmigración para residentes del Distrito de Columbia. 

Según el Centro de Investigación Pew los hispanos que residen en el Distrito de Columbia representan el 10.6 por ciento de los 672 mil habitantes, según el Censo 2010.

De igual manera, el Distrito de Columbia figura en la lista de “Ciudades Santuarios”, en donde se da protección a los inmigrantes y reciben asistencia permanentemente a través de la Oficina del Alcalde para Asuntos Latinos (OLA). Jackie Reyes, directora de la mencionada oficina, dijo que en el Distrito de Columbia no se permite a la policía ejercer las funciones de agentes de inmigración, quedando prohibida la cooperación entre la policía y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), con excepción de casos criminales.