El gobernador de Maryland, Larry Hogan, confirmó la noche del jueves los tres primeros casos de COVID-19 (coronavirus) en el estado. Los pacientes han sido identificados como una pareja esposos de 70 años y una mujer de 50 años residentes en el condado de Montgomery. Ellos contrajeron el virus mientras realizaban un viaje fuera del país. 

Señaló que los tres pacientes se encuentran en condición estable y que no ha sido necesario su internamiento en un hospital del estado. 

El gobernador Hogan pidió a los residentes de Maryland a que “no entren en pánico” y que lo más aconsejable es tomar las medidas higiénicas necesarias para evitar el contagio, así como estar atentos a las informaciones oficiales sobre el desarrollo de la enfermedad en el condado. 

Por su parte, el sistema de escuelas públicas del condado de Montgomery (MCPS) emitió un comunicado indicando que “no creen que las personas infectadas con el coronavirus tuvieran algún tipo de contacto con sus estudiantes”.

También indicaron que existe un protocolo para enfrentar esta situación, el mismo que está basado en una coordinación con las agencias del Departamento de Salud y Servicios Humanos del condado de Montgomery, así como el Departamento de Manejo de Emergencias y Seguridad Nacional. 

“En este momento, estamos siguiendo la orientación del Departamento de Salud y Servicios Humanos y nuestras escuelas permanecerán abiertas. A medida que avanzamos, nos estamos preparando para la posibilidad de cierres de escuelas en el futuro si esto fuera necesario. Le pedimos a todas las familias de MCPS que permanezcan vigilantes durante esta situación y consultar a su médico si tiene síntomas que puedan estar relacionados con el coronavirus”, indica el comunicado. 

Anuncio de la Arquidiócesis de Washington

El pasado lunes 2 de marzo al Arquidiocesis de Washington difundió una carta e información sobre el coronavirus que fue remitida a las parroquias con la siguiente orientación: 

“Los párrocos pueden recordar a sus feligreses, de la manera que consideren más apropiado, que durante la misa nadie tiene la obligación de estrechar la mano para dar la señal de la paz (una declaración de paz, reverencia u otro gesto es apropiado) o de recibir del cáliz. Cristo está plenamente presente en cada uno de los elementos del pan y el vino consagrados en Su Cuerpo y Sangre en la Eucaristía. 

Los párrocos también pueden recordar a sus feligreses que pueden recibir el Cuerpo de Cristo en la mano en lugar de la lengua. A discreción del párroco, si hay una gran alarma en este momento, también, se puede considerar la posibilidad de suspender -temporalmente- la práctica de ofrecer la comunión bajo la forma de Sangre Preciosa, así como tomar otras precauciones que considere necesarias.

Además, cualquier persona que esté enferma, o sospeche que está enfermo, debe abstenerse de recibir del cáliz por buena voluntad o, si es justificado, abstenerse de participar en actividades públicas, incluida la misa. 

Si necesita abstenerse de la misa dominical, se le dispensa de la obligación dominical. Estamos monitoreando continuamente la situación con un equipo interdisciplinario, incluyendo profesionales de la salud. Le informaremos si se deben considerar más orientaciones sobre las precauciones."

Recomendaciones

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ha publicado una lista básica de recomendaciones para prevenir el contagio del COVID-19: 

Quédese en casa, excepto para conseguir atención médica 

Debe restringir las actividades fuera de su casa, excepto para conseguir atención médica. No vaya al trabajo, la escuela o a áreas públicas. Evite usar el servicio de transporte público, vehículos compartidos o taxis.

Límpiese las manos con frecuencia 

Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos o límpieselas con un desinfectante de manos que contenga al menos entre 60 y 95 por ciento de alcohol: cubra todas las superficies de las manos y fróteselas hasta que sienta que se secaron. Si tiene las manos visiblemente sucias, es preferible usar agua y jabón. Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.

Cúbrase la nariz y la boca al toser y estornudar 

Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar. Bote los pañuelos desechables usados en un bote de basura con una bolsa de plástico adentro; lávese inmediatamente las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos o límpieselas con un desinfectante de manos que contenga al menos entre 60 y 95 por ciento de alcohol: cubra todas las superficies de las manos y fróteselas hasta que sienta que se secaron. Si tiene las manos visiblemente sucias, es preferible usar agua y jabón.

Limpie todos los días todas las superficies de contacto frecuente

Las superficies de contacto frecuente incluyen los mesones, las mesas, las manijas de las puertas, las llaves y grifos del baño, los inodoros, los teléfonos, los teclados, las tabletas y las mesas de cama. Limpie también todas las superficies que puedan tener sangre, heces o líquidos corporales. Use un limpiador de uso doméstico, ya sea un rociador o una toallita, según las instrucciones de la etiqueta. Las etiquetas contienen instrucciones para el uso seguro y eficaz de los productos de limpieza, incluidas las precauciones que debería tomar cuando aplique el producto, como usar guantes y asegurarse de tener buena ventilación mientras lo esté usando.