La arquidiócesis de Washington invita a todos los fieles a celebrar juntos el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados. El obispo Mario Dorsonville oficiará una misa a la 1:00 PM el domingo 29 de septiembre en la catedral de San Mateo Apóstol.

Ese día también se realizará una oración especial por todas aquellas personas que huyen de los conflictos, guerras, persecuciones y hambre producto del cambio climático.  Para mayores detalles pueden llamar al (202) 347-3215.

Según la Organización de Naciones Unidas, en la actualidad cerca de 70 millones de personas, casi dos veces la población de Argentina, viven como refugiados y desplazados forzados de alguno de los conflictos que afectan el planeta. Y la cifra va en aumento. 


Es importante mencionar que la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado desde 1914 como ocasión para expresar su preocupación por las diferentes categorías de personas vulnerables en movimiento; para rezar por los desafíos a los que se enfrentan y para sensibilizar acerca de las oportunidades que ofrecen las migraciones. 

Mediante el tema que el papa Francisco eligió este año – “No se trata sólo de migrantes” – Francisco insiste en que nadie debe permanecer excluido de la sociedad, independientemente del tiempo que una persona lleve residiendo en un determinado país.

A través de esta iniciativa prosigue la campaña de comunicación lanzada por la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio Humano Integral con ocasión de la 105ª edición de la próxima Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado (JMMR), que se celebrará el domingo 29 de septiembre.