El pedido de diversas organizaciones vecinales para que se cancele el pago de alquileres mientras dure la cuarentena por el COVID-19 en el Distrito de Columbia, ha generado mucha expectativa y confusión en el seno de nuestra comunidad. Para aclarar dicho tema CARECEN ha programado para el sábado 2 de mayo una reunión virtual donde informará sobre los derechos y obligaciones de inquilino.

La reunión busca que los inquilinos hispanos se informen sobre los alcances reales que tiene la legislación de emergencia del COVID-19 en Washington, DC, la cual hasta el momento no contempla disposiciones que avalen la suspensión de pagos por concepto de renta.  

Anabel Martínez, directora del programa de vivienda de CARECEN, dijo que la sesión virtual busca que los inquilinos hispanos conozcan sus derechos bajo la legislación de emergencia vigente y que actúen conforme a ley.

“La reunión virtual será el sábado 2 de mayo a las 3:00 PM. Queremos responder todas las preguntas de los inquilinos hispanos y solo necesitan llamar directamente al (301)715-8592 y cuando le pidan el ID de la reunión, simplemente dice o coloca el 945 3060 6065”, dijo Martínez. 

De igual modo, la representante de CARECEN recordó que en mayo se inicia el periodo de renovación e incrementos de contratos de alquiler en los edificios existentes en el Distrito de Columbia, el cual debe ser del 2 por ciento, pero los inquilinos mayores de 62 años y discapacitados están exentos.

“Las personas interesadas en obtener este tipo de beneficio pueden contar con el apoyo de CARECEN, pero previamente necesitan completar una solicitud de certificación para no ser afectadas con el aumento anual de la renta”, concluyó Martínez.

Es importante mencionar, que el martes 28 un grupo de representantes de edificios de alquileres realizaron una protesta pacífica frente a la sede del Distrito de Columbia para pedir a la alcaldesa Muriel Bowser y a los miembros del Concejo que eliminen los pagos de alquiler e hipotecas por la crisis económica causada por el COVID-19. 

La cancelación proyectada por los protestantes abarcaría los meses de marzo, abril y junio. Su argumento principal radica en que la vivienda es un derecho humano.