Adviento es el tiempo de estar alerta y calentar el corazón humano, señaló el cardenal Wilton Gregory en la parroquia St. Martín de Tours a donde acudió a calentar el corazón de los parroquianos y conmemorar el centenario de esa icónica comunidad de Gaithersburg, Maryland. 

“Las familias de St. Martín de Tours se sienten complacidas al cumplirse 100 años desde que se estableció esta comunidad –agregó-. Vi los videos que nos cuentan la historia de generosidad y dedicación de las familias pioneras que fundaron esta comunidad de fe.”

“Algunos descendientes de los primeros parroquianos, quizás estén presentes aquí (en el salón parroquial o en el gimnasio de la escuela o tal vez mirando la transmisión), pueden afirmar, como muchos otros presentes hoy, que la herencia de fe es el tesoro de esta parroquia. Los aplaudo a todos ustedes por la devoción a esta comunidad que ha perdurado por un siglo", dijo el arzobispo Gregoruy durante la misa especial celebrada el sábado 5 de diciembre.

Se refirió, también, a Juan El Bautista, como el que entra a la Iglesia en el evangelio del segundo domingo de adviento -como lo ha venido haciendo por siglos- para seguir invitándonos a cada uno de nosotros a repensar en la remisión y el perdón de nuestros pecados, igual que él hizo cerca del río Jordán, recordándonos que el mesías está por venir.

"La gente que escuchaba a Juan El Bautista se preguntaba acerca de la esperanza que él predicaba, así como también la exigencia que hacía a cada uno de reformar sus vidas. Año tras año este mensaje se encuentra en el corazón del tiempo de adviento", dijo el cardenal Gregory subrayando que Juan les habló al corazón de sus contemporáneos y su mensaje está dirigido a todos nosotros, independientemente de la lengua que hablemos.

"Al celebrar el centenario de la fundación de la parroquia de St. Martín de Tours, Juan El Bautista continúa exhortándonos a estar atentos y preparados para el regreso del Señor a este mundo", dijo Gregory.

"Con la providencia de Dios, esperamos que pronto la pandemia sea controlada, pero, hasta que eso ocurra, qué nuestros corazones sean suavizados, más compasivos, más amorosos y listos para recibir a Cristo quien prontamente vendrá", agregó en su homilía.

El reto por delante es acrecentar esta comunidad en cuanto a la misión de sensibilidad, bondad, misericordia y fe por los próximos cien años, finalizó el arzobispo capitalino.

Una de las grandes

Fue una misa histórica por el centenario y porque fue la primera que ofició allí el arzobispo Gregory, como el primer cardenal afroamericano de Estados Unidos.

Para el párroco de St. Martín, de Tours el padre David Wells, el servicio religioso también fue una celebración por el ascenso del arzobispo al Colegio Cardenalicio. El nombramiento por parte del papa Francisco, "es un honor para usted, la Arquidiócesis de Washington y para la iglesia de Estados Unidos. ¡Felicitaciones!", le dijo ante una limitada audiencia en las bancas (por el COVID-19), mientras otros seguían la misa en pantallas gigantes en el salón parroquial y cientos más en YouTube.

Al empezar el servicio religioso, el sacerdote reconoció su gran alegría de darle la bienvenida al cardenal, quien a su vez admitió que era un privilegio celebrar esta misa especial.
 El párroco dijo una frase clave resumiendo los cien años de la iglesia: "En 1920 empezamos una pequeña parroquia rural y ahora somos la segunda más grande en la Arquidiócesis de Washington, acogiendo a personas de todo el mundo".

Wells explicó que desde marzo del año pasado, han venido remodelando la parroquia. Pintaron, renovaron los vitrales y las bancas, y colocaron pisos nuevos. Mientras los voluntarios siguen haciendo retoques y cambios, el padre afirma que el trabajo continuará. 

"En nuestro año del centenario, espero con ansias seguir embelleciendo esta maravillosa parroquia que tenemos", dijo agradeciendo todos el apoyo y las contribuciones realizadas para renovar esta casa de adoración.

Al final de la misa, el cardenal bendijo una placa con los nombres de todos los párrocos que han servido en St. Martín de Tours que será exhibida en la parroquia. El padre Wells dio las gracias a todos los que contribuyeron en las celebraciones del centenario y dio anunció que el martes 8 de diciembre celebrarán a las 7PM una misa en español por la fiesta de la Inmaculada Concepción. Debido a la pandemia, no será un día de misa obligatoria, pero los fieles que no puedan o no se sientan confortables de acudir en persona, podrán ver la misa en el canal de YouTube de la parroquia: https://www.youtube.com/channel/UCinI78dAoIjy5mgqKMN_uhQ. En ese canal también se puede ver la misa centenario que al final tiene fotos de la construcción y otro video con los cambios realizados últimamente.

El 14 de diciembre a 7PM ofrecerán las reflexiones de adviento y el 11 de diciembre a las 10PM será la misa en español en honor a la Virgen de Guadalupe.

Dios bendice a la parroquia St. Martín porque San Martín trata bien a los pobres -dijo su párroco, luego de reconocer que el banco de alimentos parroquial es una prioridad para los parroquianos-. "Todos los miembros de la parroquia contribuyen con esta despensa, que lleva varios años operando".

Sin duda, en medio de esta pandemia, la despensa tiene mucho trabajo. Hay más personas necesitadas de ayuda porque están desempleadas, contagiadas por el virus, cuidando de un familiar enfermo, sufriendo o impactadas en sus finanzas por la muerte de un ser querido. La comunidad de St. Martín de Tours lo sabe y responde con una mano amiga. Qué mejor manera de celebrar sus 100 años que sirviendo al que sufre.