Autoridades de Tucson buscan alternativas para albergar a las familias migrantes que la Patrulla Fronteriza sigue liberando y pidieron esta semana al gobernador de Arizona, Doug Ducey, que se involucre más en la crisis humanitaria que enfrentan las ciudades fronterizas.

Actualmente la mayoría de las familias inmigrantes que están siendo liberadas son albergadas en el icónico Monasterio Benedictino el cual tiene una capacitad para cerca de 300 inmigrantes.

Sin embargo, este lugar solo estará disponible hasta el próximo mes de julio, por lo que ya se están buscando alternativas de posibles lugares en la ciudad que pudieran ser utilizados como albergues.

Servicios Católicos Comunitarios, organización sin fines de lucro que coordinó los esfuerzos de ayuda, estima que desde el pasado 1 de enero y hasta la fecha han recibido a 7.000 inmigrantes en el monasterio a través de su programa Casa Alitas.

Durante el fin de semana del Domingo de Pascua, la ciudad se vio en la necesidad de abrir un nuevo albergue debido a que el monasterio se encontraba saturado, en una medida que tuvo un costo de 20.000 dólares para la ciudad, dijo el alcalde de Tucson, Jonathan Rothschild, en conferencia de prensa.

Steve Kozachik, concejal de Tucson, dijo a Efe que el gobernador Ducey debe "involucrarse más" y que la actual crisis humanitaria no "debe caer solamente en los hombros" de entes locales y organizaciones civiles y religiosas.

"El gobernador debe de dar un paso al frente y debe solicitar ayuda humanitaria al Gobierno federal", dijo el dirigente, quien indicó que Ducey debe decir a la Casa Blanca que es "hora de dejar de hablar de un muro fronterizo y de brindar ayuda humanitaria".

La junta de Supervisores del condado de Pima estudia si se pueden utilizar fondos del programa Stonegarden, otorgados por el Gobierno federal a la Patrulla Fronteriza (CBP) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para mejorar la seguridad limítrofe, para cubrir el costo de asistir a las familias migrantes.

El alcalde descartó la posibilidad de Tucson vaya a declarar el estado de emergencia ante la liberación de más familias migrantes como lo hizo recientemente la ciudad de Yuma.

Para evitarlo, tanto representantes de la ciudad de Tucson, líderes religiosos y políticos hicieron un llamado a la comunidad para continuar brindando ayuda a las familias migrantes a través de donaciones monetarias y artículos de primera necesidad. EFE