CRS, agencia de ayuda humanitaria creada por los obispos católicos, se opone a la decisión del Gobierno de cancelar la ayuda internacional para el Triángulo Norte de Centroamérica.

Con el apoyo bipartidista, la ayuda de EEUU ha mejorado la prosperidad de los vulnerables en Centroamérica. Estos programas han reducido la pobreza y la inseguridad alimentaria, y han ayudado a abordar las causas de la violencia y la migración, señaló Sean Callahan, presidente ejecutivo de CRS.

Cancelar la ayuda para Guatemala, Honduras y El Salvador

socavará los objetivos a largo plazo las políticas de Estados Unidos, arrasará con los avances claves logrados y 

exacerbará la migración a nuestra frontera. 

Nuestros hermanos centroamericanos están afectados por la inseguridad alimentaria, la violencia y el desempleo. 

Debemos continuar trabajando juntos para garantizar que todas las familias y comunidades puedan alcanzar su máximo potencial, subrayó Callahan.

Para mayores detalles sobre la ayuda de los católicos de Estados Unidos a Centroamérica, visite www.crsespanol.org y haga su donación y siga a CRSespanol en Twitter, Facebook e Instagram.