La matrícula de hispanos en las universidades de Estados Unidos ha crecido entre los años lectivos de 2014-15 y 2018-19 mucho más que lo que ha aumentado la población latina con edades de 18 a 24 años, según un estudio publicado este martes por el Center for American Progress.

Ya antes de la pandemia de COVID-19 la educación universitaria encaraba una disminución nacional de la matrícula de estudiantes, según este estudio que divide a la población estudiantil en tres grupos: blancos, afroamericanos y latinos.

"Entre el periodo lectivo de 2014-15 y el de 2018-19 la matriculación anual en todas las instituciones de educación superior bajó en 1,25 millones de estudiantes, una reducción del 5 por ciento. En el mismo periodo la matriculación en las universidades públicas disminuyó en 425.000 estudiantes, una reducción de casi 2,5 por ciento", expuso.

En el año lectivo de 2017-18 las universidades de Estados Unidos marcaron un hito: por primera vez los estudiantes blancos no fueron la mayoría de los alumnos de pregrado en las instituciones públicas.

El informe describe tendencias cruzadas entre los tres grupos en los cuales los analistas dividieron la población estudiantil.

Entre 2014 y 2018 la población afroamericana con edades de 18 a 24 años disminuyó 6,08 por ciento, esto es 290.000 personas, y su presencia en las universidades bajó 8,9 por ciento, o 200.000 estudiantes.

En el mismo periodo la población blanca en ese grupo de edad se redujo en 1,04 millones de personas (6,02 %) y la presencia de blancos en las universidades mermó en 810.000 personas (8,74 %).

En cambio, en el mismo lapso la población hispana con edades de 18 a 24 años se incrementó en 150.000 personas (2,08 %) y la matriculación universitaria de latinos subió en 510.000 estudiantes (15,3 %).

"Los avances en estudiantes latinos, acompañados con la disminución en la matriculación de estudiantes blancos, significan que el sistema de educación superior pública ha llegado a una inflexión", señaló el informe.

La matriculación de estudiantes en las universidades públicas de cuatro años ha aumentado 2,6 por ciento, pero ese crecimiento no ha sido parejo entre los tres grupos: la matriculación de afroamericanos ha bajado 0,9 por ciento y la de blancos 4 por ciento, pero la de latinos ha subido 24,3 por ciento.

El mismo contraste ha ocurrido en las universidades públicas de dos años, donde la matriculación general ha bajado 5,5 por ciento, con caídas de 13,7 por ciento en el número de alumnos afroamericanos y de 12,2 por ciento en el de blancos, mientras que la inscripción de latinos ha subido 11,9 por ciento.

"Excepto en Nuevo México y Puerto Rico, cada estado y el Distrito de Columbia han dado cuenta de incrementos en los estudiantes latinos. Estados tales como Tennessee, Georgia e Idaho informaron de incrementos de más de 45 por ciento, lo cual representa miles de estudiantes adicionales", apuntó el informe..

Aunque tradicionalmente los estudiantes latinos se han matriculado en colegios de dos años a tasas más altas, muchos estados dieron cuenta de un incremento aun mayor en las universidades de cuatro años en términos absolutos. Por ejemplo, el estado de Nueva York añadió 14.000 estudiantes latinos en sus universidades de cuatro años, frente a una leve disminución de la matrícula en los colegios públicos de dos años.

De los 43 estados que añadieron en el periodo considerado 400 o más estudiantes latinos, 22 vieron aumentos que superan los cambios en la población en general.

"El caso más impresionante es California, que añadió más de 178.500 estudiantes latinos de pregrado en sus universidades públicas mientras que el número de estos individuos en la población geneal de 18 a 24 años de edad disminuyó en más de 61.500", apuntó el informe.

El Center for American Progress recomendó que EEUU avance hacia una educación universitaria pública gratuita y que aumente las becas universitarias, pero que al mismo tiempo preste atención a la merma en la matriculación de afroamericanos y adapte los programas para atender las necesidades de los estudiantes latinos. EFE