El Departamento de Salud del condado de Montgomery ordenó –el 31 de julio- a las escuelas no públicas, incluyendo escuelas privadas, parroquiales y afiliadas a instituciones religiosas, permanecer cerradas para la enseñanza en persona hasta el primero de octubre.

El liderazgo de la Arquidiócesis de Washington está revisando la directiva, así como las declaraciones del gobernador de Maryland, Larry Hogan -quien expresó su total desacuerdo con la citada directiva-, y decidirá la mejor manera de proceder para con los estudiantes y la comunidad en general. 

En los próximos días, la Oficina de Escuelas Católicas de la arquidiócesis proporcionará a los líderes escolares la orientación necesaria sobre las decisiones que se tomen.

El arzobispo Wilton D. Gregory y la oficina de escuelas católicas han estado trabajando con párrocos y directores de escuelas para finalizar y aprobar planes individuales de reapertura de las escuelas católicas. 

Esos planes incluyen enseñanza académica virtual en el hogar, instrucción en persona y un modelo combinado que incluye instrucción virtual y en persona para nuestros estudiantes. 

Nuestros líderes escolares han tenido mucho cuidado en crear planes de reapertura que sigan todas las pautas estatales y nacionales actuales para reabrir las escuelas.

"La Arquidiócesis de Washington tiene a la salud y el bienestar de nuestros estudiantes, profesores y padres de familia en la más alta estima -en mente y corazón- cuando consideramos nuestras decisiones sobre la reapertura de nuestras escuelas católicas”, señaló el arzobispo Gregory. “Seguiremos esforzándonos por ser buenos ciudadanos, así como por ser fieles a nuestros principios religiosos, misión pastoral y nuestras obligaciones con nuestras familias".