Con el lema “manos a la obra” los estudiantes de la escuela secundaria católica Arzobispo Carroll iniciaron su tradicional campaña de recolección de alimentos para luego repartirlos el Día de Acción de Gracias. Maestros, religiosos, padres de familia y hombres de negocios sumarán sus esfuerzos para ayudar a las familias más necesitas del Distrito de Columbia.

Este año el objetivo es recolectar más de 35 mil libras de alimentos y, con ese propósito, en el lobby principal de la escuela se ha preparado un lugar especial para recibir todas las donaciones que, luego, serán clasificadas y empaquetadas para su distribución.

Larry Savoy, presidente de Arzobispo Carroll, dijo que ya se concluyó la etapa de planificación y ahora se iniciaron las labores de recolección, distribución de bolsas, remisión de cartas y llamadas telefónicas a los donantes.

“Los estudiantes están motivados a continuar esta tradición que data de 1952. Los tiempos han cambiado, pero siempre existen familias necesitadas y los jóvenes quieren ayudar a que el Día de Acción de Gracias tenga los alimentos suficientes para agradecer a Dios”, comentó Savoy.

Judith Condezo, profesora y enlace hispano en dicha escuela, explicó que los alumnos tienen un plan de trabajo bien definido, que incluye equipos de padres y alumnos dedicados a la recolección de alimentos enlatados, mientras otros trabajan en su clasificación. 

“Todas las actividades están coordinadas para que no afecte el normal desarrollo de las clases. El entusiasmo de los jóvenes es desbordante y confiamos en Dios que podremos cumplir las metas”, agregó.

“Los estudiantes saben que esa fecha es importante para agradecer a Dios por las bendiciones recibidas a lo largo del año –indicó-. Esta tradición estadounidense ha sido asimilada de manera muy especial por las familias hispanas. Hoy todos participamos de ceremonias religiosas, cenas familiares y encuentros de amigos durante un fin de semana. Esa alegría la queremos compartir con los más necesitados”.

Las personas que deseen donar alimentos y ayudar a los estudiantes de la escuela Arzobispo Carroll pueden comunicarse con Judith Condezo al (202)529-0900, extensión 208. Si alguna familia residente en el Distrito de Columbia requiere de asistencia alimentaria también puede llamar al número indicado. 

La actividad de los estudiantes católicos se condice con el mensaje del papa Francisco quien nos exhorta a acabar de manera definitiva con el hambre en el mundo y desnaturalizar la miseria.

“La miseria y el hambre tienen ‘rostros’, rostros de niño, de familias enteras, de jóvenes y ancianos. El rostro también lo vemos en las migraciones forzadas, casas vacías o destruidas. No podemos ‘naturalizar’ el hambre de tantos; no nos está permitido decir que su situación es fruto de un destino ciego frente al que nada podemos hacer”, recordó el Santo Padre en un reciente discurso en Roma.