Archdiocese of Washington
Catholic Standard
RSS
Facebook
Twitter
Contactos
 
ARQUIDIÓCESE DE WASHINGTON, Sirviendo a la Communidad
An image.
Friday, December 09, 2016
An image.
  • Programa del Papa Benedicto en Washington, D.C.



    MARTES 15 DE ABRIL

    Por la noche, ceremonia de llegada a Washington, D.C.

    MIERCOLES, 16 DE ABRIL

    Por la mañana, recepción diplomática en la Casa Blanca.

    Por al tarde, encuentro con los obispos de Estados Unidos en la Basílica del Santuario de la Inmaculada Concepción

    JUEVES, 17 DE ABRIL

    Por la mañana, misa pública en el estadio Nationals Park

    Por la tarde, encuentro con los presidentes de las univerdades católicas y dirigentes diocesanos de educación de la Universidad Católica de América

    Por la tarde, encuentro con representantes de otras religiones en el Centro Cultural Juan Pablo II

    VIERNES 18 DE ABRIL

    Por la mañana, ceremonia de despedida en Washington, D.C.

Papal-Visit-DC-schedule
  • El fútbol, un deporte universal como ningúno otro, es una mímesis del carácter y comportamiento de las personas. Pruebas al canto, el clásico de la liga española, Real Madrid vs. Barcelona, terminó empatado a un gol por bando, el pasado fin de semana.
  • Las parroquias culturalmente diversas son las de más rapido cre-cimiento en Estados Unidos, según un reciente informe de CARA. Nada extraño si consi-deramos que, gracias a la inmigración, la Iglesia Católica en Estados Unidos tuvo el más grande crecimiento en toda su historia, verdad de perogrullo que el reporte confirma (ver págs. centrales). Vivimos en una sociedad multicultural y globa-lizada donde es imperativo   construir puentes de diálogos.
  • Un gran amigo, el más leal y jovial, partió   inesperadamente el pasado domingo a las 4:30 de la tarde, dejando una gran tristeza y un inmenso vacío en el corazón de todos los que lo conocimos. Era un ‘niño’ con un espíritu juguetón y mirada intensa e inquisitiva cuando se comunicaba y for-zaba el ‘diálogo’ con su tozuda y persistente mirada. Hacía gala de una paciencia proverbial que llamaba y ga-naba la atención de los que estaban a su alrededor, para muchos un ‘actor’ sin igual, digno de un Óscar. Era el compañero ideal e incondicional en los momentos de soledad, compañía sin par, que llenaba los vacíos de la melancolía y la ausencia de seres queridos. Era pequeño, pero con un corazón gigante que abrazaba a todos los que lo conocieron y a quienes encandilaba con su carácter vivaz y exhuberante.
Arquidiócesis de Washington | Recursos para la Comunidad | Catholic Standard