El Papa Benedicto XVI fue claro y directo durante su homilía en el estado National´s Park de Washington. Reconoció la importancia de la comunidad hispana en el crecimiento de la Iglesia católica en Estados Unidos y solicitó que todos trabajen en la noble tarea de difundir el Evangelio.

También pidió a los hispanos mantenerse unidos en la figura de Cristo y superar pesimismo que hoy impera en el mundo moderno. Criticó la inercia e invocó a todos para que se conviertan en hombres de esperanza y testigos del amor infinito de Dios.

El Santo Padre tuvo una referencia directa al tema de inmigración. "La Iglesia de Estados Unidos, acogiendo en su seno a tantos de sus hijos inmigrantes, ha ido creciendo gracias también a la vitalidad del testimonio de fe de los fieles de lengua española", dijo el pontífice en castellano.

Al finalizar la homilía de la misa que presidió ante más de 47 mil personas en el campo de béisbol más moderno de Estados Unidos, el líder católico se dirigió especialmente a los inmigrantes latinoamericanos.

Al saludarlos con la frase bíblica "paz a ustedes", el Papa deseó "que la alegría de conocer el triunfo del señor sobre la muerte y el pecado les ayude a ser, allá donde se encuentren, testigos de su amor y sembradores de la esperanza que jamás defrauda".

Al escuchar las palabras del Papa en español, cientos de hispanos presentes en el estadio se sintieron identificados y lo saludaron con aplausos y porras.

Benedicto XVI sostuvo que Dios llama a los emigrantes a contribuir al futuro del país y a la difusión del Evangelio porque "la Iglesia espera mucho de ustedes". "No la defrauden en su donación generosa, lo que habéis recibido gratis, denlo gratis", añadió.

Puntualizó que "sólo si están unidos a Cristo y entre ustedes, su testimonio evangelizador será creíble y florecerá en frutos de paz y reconciliación en medio de un mundo muchas veces marcado por divisiones y enfrentamientos",

La comunidad hispana en Estados Unidos ha seguido muy de cerca este primer viaje apostólico de Benedicto XVI, su presencia ha sido notable desde su llegada, el martes pasado, hasta los saludos en las calles al "papamóvil".