En vacaciones se incrementa el número de ataques digitales en la red. (EFE/Imagen cedida por G Data)
En vacaciones se incrementa el número de ataques digitales en la red. (EFE/Imagen cedida por G Data)
La seguridad informática corre peligro en vacaciones. El uso de ordenadores públicos, redes wifi y dispositivos móviles son los principales objetivos de los “cibercriminales”. Conozca los consejos de los expertos para proteger su tecnología de los ataques digitales.

Desvalida, desprotegida e indefensa, así se encuentra nuestra tecnología en vacaciones. Los ataques de los "cibercriminales" florecen en esta época del año y tanto los ordenadores como los nuevos dispositivos móviles se convierten en presa fácil para estos depredadores digitales.

Aunque en vacaciones el objetivo se basa en desconectar de la rutina diaria, lo cierto es que pocos rechazan al uso de internet desde dispositivos móviles, ordenadores públicos y redes WiFi abiertas, principales objetivos de los ataques digitales. Por ello, la seguridad informática corre peligro en vacaciones.

La industria del "cibercrimen" utiliza la actualidad para dar contenido a sus ataques e igualmente los adapta a cada época del año. "Así, si en Navidad nos hacen llegar falsas postales de felicitación, en verano nos mandan oleadas de correos electrónicos que ofrecen artículos de lujo, paquetes de vacaciones, descuentos hoteleros, vuelos baratos y todo tipo de gangas a precios ridículos, que jamás llegarán a manos de sus compradores", explica a Efe Ignacio Heras, relaciones públicas en España de G Data, multinacional con más de 25 años de experiencia en el desarrollo de soluciones de seguridad informática.

OBJETIVO DE LOS "CIBERATAQUES".

En este terreno, los "cibercriminales" no tienen un objetivo señalado a la hora de atacar la tecnología. Del mismo modo, no es habitual que esos ataques estropeen los terminales, aunque sí pueden provocar la pérdida de información importante. "Su objetivo es conseguir datos valiosos almacenados en el terminal, normalmente datos personales, datos bancarios, agendas, direcciones de correo electrónico así como los datos de accesos a cualquier servicio online, correo, redes sociales, juegos, etc.", para después "proceder a su venta al mejor postor en los bazares del 'cibercrimen'", detalla Heras.

No existe un dispositivo tecnológico más atacado. Lo que sucede es que en vacaciones cambia nuestra forma de conectarnos a internet. En esta época ya no utilizamos el PC de casa o de la oficina, sino que vamos directamente al "smartphone" o tableta, multiplicando así las horas de conexión gracias a este tipo de terminales.

"Lo peor -según el experto de G Data- es que en vez de utilizar la red 3G que ofrece nuestro operador, solemos ir en busca de redes WiFi en cafeterías, restaurantes, hoteles o estaciones, aprovechando que se trata de un servicio gratuito". Por ello, el problema radica en que generalmente estas redes no están convenientemente protegidas y los datos que circulan a través de ellas son fácilmente accesibles a cualquier estafador.

CONSEJOS EXPERTOS.

Para evitar estas embestidas digitales, el uso de un antivirus tanto en el ordenador como en el teléfono inteligente es un primer paso importante. "Mantener el sistema operativo y el resto de aplicaciones actualizadas cierra muchas de las brechas de seguridad utilizadas por la industria del 'cibercrimen' en el robo de datos y reduce los riesgos al mínimo", asegura Heras.

A través de su página, el equipo de G Data ofrece algunos consejos a tener en cuenta, antes de emprender un viaje y durante el periodo vacacional. "Antes de salir debemos activar la protección antirrobo y una cuenta de correo electrónico exclusiva para las vacaciones, instalar un software de seguridad y, por supuesto, hacer copias del mismo", advierte Eddy Willems, experto en seguridad.

Por otro lado, durante las vacaciones "se recomienda evitar las redes inalámbricas públicas o, en su defecto, debemos asegurarnos de cerrar las sesiones de aquellos servicios a los que hayamos entrado como usuario registrado para no comprometer así nuestra información personal y, a ser posible, no hacer compras mediante los mismos".

Y aunque el "cibercrimen" es una práctica relativamente reciente, los carteristas de toda la vida siempre continúan al acecho esperando a que nos relajemos para atacar. Por ello, y aunque por todos es sabido, no está de más recordar que debemos evitar dejar nuestros dispositivos solos o descuidados. "De igual modo, siempre es un acierto añadir una contraseña que impida su uso por terceros", concluye Willems.