Cecilia Suárez, directora de CRS en México, junto con participantes de los programas de CRS. Foto/Karen Kasmauski/Catholic Relief Services
Cecilia Suárez, directora de CRS en México, junto con participantes de los programas de CRS. Foto/Karen Kasmauski/Catholic Relief Services

Con los donativos de los estadounidenses a la campaña Plato de Arroz de CRS en cuaresma, Catholic Relief Services promueve la construcción de paz y la creación de oportunidades para algunas de las comunidades más vulnerables en México, El Salvador y otros países.

"CRS impulsa iniciativas innovadoras en México para subsanar las consecuencias de la desigualdad, a través de programas de construcción de paz, trabajo con las familias de los jornaleros agrícolas, promoción de derechos humanos y laborales para las personas migrantes y oportunidades para promover el desarrollo de las comunidades rurales", comentó Cecilia Suárez, directora de CRS México, de visita en el área de Washington.

CRS llegó a Ejido Hidalgo en el estado de San Luis Potosí hace dos años. Encontraron que tienen escasez de agua y tierras pobres que les impide sembrar y generar sus alimentos, por lo cual muchas familias han tenido que emigrar. Han quedado abuelitas que cuidan a sus nietos y trabajan como jornaleras agrícolas unas 16 horas diarias para obtener 6 dólares y vivir en gran necesidad.

CRS les está ayudando a comercializar los cactus que siembran en sus invernaderos y les ha abierto oportunidades. Están viendo que pueden ser emprendedoras y generar su propio sustento y evitar que las nuevas generaciones tengan que emigrar -contó Cecilia.

Con sueños de ser empresarios y darle un mejor futuro a sus familias, jóvenes padres como Fernando llegan al programa Jóvenes Constructores de CRS en El Salvador. Allí encuentran una comunidad entusiasta que les ayuda a seguir su pasión, a pesar de los desafíos que encaran en su país, y reciben entrenamiento en los negocios y educación.

La capacitación no fue fácil, pero con el apoyo de su esposa, Fernando se graduó,

ha puesto sus habilidades de negocios a trabajar, ha hecho talleres de CRS para emprendedores y trabaja en un nuevo plan de negocios.


También, Fernando se unió a una red de líderes que son mentores de jóvenes y buscan nuevas oportunidades de crecimiento.


A través de la iniciativa Plato de arroz de CRS es posible hacer una diferencia en las vidas de las abuelas de Ejido Hidalgo y de jóvenes como Fernando.

Tendiendo una mano

Catholic Relief Services es la agencia de ayuda humanitaria internacional de la Iglesia Católica de los Estados Unidos. Su programa Plato de Arroz de CRS es un recurso que nos ayuda a demostrar piedad y compasión en esta época cuaresmal con nuestros hermanos y hermanas alrededor del mundo. Cada cuaresma los católicos en los Estados Unidos se convierten en ayuda que salva las vidas de millones de personas que viven en condiciones de pobreza en todo el mundo. Todo a través de una simple caja de cartón -un plato de arroz- que ha de ofrecer esperanza a millones de personas.

"Plato de Arroz de CRS impulsa a las familias y parroquias a llevar la fe a la acción en el tiempo cuaresmal. Rezamos, ayunamos y donamos para también encontrar a Cristo en nuestros hermanos y hermanas alrededor del mundo, compartiendo los sacrificios", según Catherine Albornoz, coordinadora de Plato de Arroz en la Arquidiócesis de Washington.

Afirma que el programa está creado para ayudar a la feligresía a vivir su fe y salir al encuentro de los que están en la periferia -como dice el papa Francisco.

Al abstenerse de comer carne los viernes, uno puede guardar el dinero que se ahorra en esa comida en una cajita de cartón, que es el Plato de Arroz. Al final de la cuaresma, se le entrega la cajita al párroco.  Así orando, ayunando y donando los feligreses pueden mejorar la vida de millones de personas que viven en condiciones de pobreza en el mundo.

Para cada una de las seis semanas de Cuaresma, plato de arroz comparte una historia de un país diferente, centrándose en una familia o individuo, vidas que están siendo cambiadas para mejor por un programa de CRS. 

La iniciativa, disponible en internet y en la aplicación móvil, incluye reflexiones diarias y actividades incluidas en el calendario de Plato de Arroz de CRS.

El 75 por ciento de los donativos apoya los programas de CRS en todo el mundo. Algunos ejemplos incluyen: proyectos agrícolas ayudan a los agricultores a mejorar las cosechas, proyectos de agua y saneamiento que llevan agua potable a las comunidades, de micro-finanzas que apoyan a los pequeños negocios, proyectos de salud materno-infantil que ofrecen servicios de salud y nutrición y proyectos de educación proporcionan recursos y capacitación.

El 25 por ciento de los fondos se quedan en Washington DC y Maryland para programas parroquiales que sirven a la gente necesitada. De los fondos colectados el año pasado, se distribuyeron 23.350 dólares a 36 parroquias de la Arquidiócesis de Washington.

Estos programas, que siguen el ejemplo de Cristo de servir a los demás, incluyen despensas de comida, incluso los de San Camilo y San Martin, almuerzo gratis para estudiantes en escuelas católicas que califican para el programa federal y cena diaria para los desamparados. Todo esto resulta directamente de la generosidad de los católicos en nuestra arquidiócesis de la cuaresma pasada con plato de arroz de CRS.  "Juntos, podemos hacer una diferencia", subrayó Catherine.

Cada año se reparten un poco más de 4 millones de platos de arroz completamente gratis. Desde que se inició, la iniciativa ha logrado impactar la vida de 100 millones de personas en el mundo.

Si tu comunidad de fe ya participa en Plato de Arroz, puedes pedir una cajita en tu  parroquia.  Si no, puedes ir a crsplatodearroz.org/actuar, descargar la cajita y todos los recursos u ordenarlo en 1-800-222-0025.  Para detalles, se puede escribir a ricebowl@adw.org en español.