El padre Jorge Ubau, vicario parroquial en St. Mary, invitó a los fieles a vivir en comunión con los demás, reconciliarse con los otros, y siempre estar al lado de la Virgen María. Foto/Jaclyn Lippelmann
El padre Jorge Ubau, vicario parroquial en St. Mary, invitó a los fieles a vivir en comunión con los demás, reconciliarse con los otros, y siempre estar al lado de la Virgen María. Foto/Jaclyn Lippelmann

Mayo es el mes dedicado a honrar a la Virgen María y la Arquidiócesis de Washington lo celebra dando inicio a la peregrinación de la tilma guadalupana, una réplica con la imagen de la Virgen de Guadalupe tal como se le apareció a san Juan Diego en el llamado Milagro de las Rosas.

La tilma recorrerá las parroquias extendiendo una invitación a honrar a la Madre de Dios y pedirle por los inmigrantes -especialmente por los indocumentados, los recién llegados y los amparados por DACA y TPS que están expuestos a una deportación inminente-. Será recibida por los parroquianos con devoción, rezos del rosario, cánticos y procesiones.

La tilma se exhibirá del 10 al 16 de mayo en la parroquia San Miguel Arcángel, ubicada en 805 Wayne Ave., Silver Spring, Maryland.

La parroquia St. Mary, de Rockville, Maryland, precisamente recibió la tilma el sábado pasado en la capilla con rezos y veneración. Luego fue trasladada al altar principal, donde al día siguiente, luego de la misa dominical, se realizó la coronación de la imagen de la Virgen y una procesión en su honor. Niños que acaban de recibir la primera comunión y la confirmación, fueron especialmente invitados. Con  hermosas flores y rezos, la feligresía le rindió tributo a María.

El padre Jorge Ubau, vicario parroquial en St. Mary, aprovechó el servicio litúrgico para invitar a los fieles a vivir en comunión con los demás, reconciliarse con los otros, recordar que la cruz es el instrumento del amor y buscar la paz con uno mismo. "No solo los mexicanos sino todos, hoy con la réplica de la tilma tenemos la oportunidad de rezar, caminar en procesión y participar en esta hermosa celebración", dijo subrayando que tener la tilma en la parroquia es una bendición y una invitación a venerar a la Virgen y pedir su intercesión.

"Nosotros aclamamos a María, madre de Dios, como nuestra reina y madre de la Iglesia. Imitemos su ejemplo y estemos atentos a la palabra de Dios. Oremos para que a través de su intercesión logremos la santidad de vida, amor, esperanza y una fe profunda", dijo el sacerdote en la coronación.

La tilma

La tilma de Nuestra Señora de Guadalupe fue creada especialmente para la celebración arquidiocesana en honor a la Patrona de América en 2016 y cada año recorre las parroquias con un mensaje de esperanza.

Es una Virgen peregrina, intercesora ante su Hijo Jesucristo de todas las necesidades que actualmente tienen que enfrentar inmigrantes y refugiados.

La Arquidiócesis de Washington recibió esta tilma de parte de las Adoratrices Perpetuas del Divino Sacramento de Morelia, México. En el lienzo fue bordada por las religiosas la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. El amor que le profesan a María, quedó impreso en una hermosa obra que la arquidiócesis ha querido que sea contemplada durante todo el año.

Los grupos parroquiales que reciben a la Virgen suelen realizar una jornada de oración por los más vulnerables.

En algunas de las iglesias, la bienvenida o fiesta a María estará acompañada del testimonio de uno o dos inmigrantes, quienes compartirán su experiencia de lo que significa ser inmigrante en esta nación.

Estas jornadas de oración serán también un momento de catequesis a la comunidad para que recuerde la historia de la aparición de Nuestra Señora a San Juan Diego y el compromiso que la Iglesia tiene de abrir siempre sus puertas al forastero.

Desde hace muchos años, la Arquidiócesis de Washington celebra la fiesta anual en honor a Nuestra Señora de Guadalupe, en diciembre en la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción. Esa celebración incluye una procesión desde el santuario del Sagrado Corazón a la basílica, el canto de las mañanitas a la Virgen y tradicionales canciones marianas.

La tilma está a disposición de las parroquias desde ya para que organicen un servicio de oración, novenas, rezos del rosario o jornadas en honor a la Virgen. Para más detalles, llame a la oficina de diversidad cultural y alcance comunitario de la Arquidiócesis de Washington al (301) 853-5335 o escriba a [email protected]