En una ceremonia religiosa la Iglesia Católica dio la bienvenida a más de mil nuevos católicos en el llamado Rito de Elección y del Llamado a la Conversión Contínua (RICA). (Fotos/Jaclyn Lippelmann)
En una ceremonia religiosa la Iglesia Católica dio la bienvenida a más de mil nuevos católicos en el llamado Rito de Elección y del Llamado a la Conversión Contínua (RICA). (Fotos/Jaclyn Lippelmann)

La Iglesia Católica da la bienvenida a más de mil nuevos católicos en el llamado Rito de Elección y del Llamado a la Conversión Contínua en la basílica nacional de la Inmaculada Concepción.

Niños, jóvenes y adultos recibirán los sacramentos durante la vigilia pascual del Sábado de Gloria en Semana Santa. Casi un tercio de ellos son inmigrantes de habla hispana.

"Crecí en un hogar donde mis padres iban a la Iglesia Protestante, pero –ya adulta- mi corazón me guió hacia la Iglesia Católica y hace dos años tomé la decisión de ser bautizada junto con mis dos hijas", contó Telma Madrid (32) el domingo pasado en la basílica.

Esta madre guatemalteca confiesa que está feliz en la Iglesia Católica, donde tiene la oportunidad de aprender más sobre la Biblia. "Es como una familia de fe más unida y quiero que mis niñas formen parte de eso".

Pertenece a la Iglesia del Inmaculado Corazón de María de Lexington Park, en el sur de Maryland, y allí recibirá tres sacramentos de iniciación y luego se casará por la iglesia con el padre de sus hijas, Carlos Díaz, quien viene de una familia tradicionalmente católica.

"Quiero casarme por la Iglesia y así darles el ejemplo a mis hijas", dijo Telma consciente de que el paso trae un beneficio moral y espiritual.
Sus hijas Anayeli (11) y Manyoli (9) están más que emocionadas por este acontecimiento familiar.

Los fieles que participan en estas ceremonias -dos domingos consecutivos- provienen de 91 parroquias y cinco recintos universitarios.

Emerson Carranza Martínez (9), de la parroquia San Martín de Tours de Gaithersburg, dijo estar impresionado por la gran cantidad de gente que colmó la basílica. Cada martes ha ido al catecismo desde el 2017 con interés en aprender más sobre Cristo y su Iglesia -contó su madrina Verónica López, quien explicó que su papel es "enseñarle la fe, darle buen ejemplo y guiarlo por el buen camino".

Para Nelson y Yolanda, padrinos de Katherine Nicole Quintanilla (10), es “un compromiso religioso como segundos padres y sabemos que hay que apoyar a nuestra ahijada en todo".

El Rito de Elección marca el deseo de los participantes de convertirse en católicos, luego de un intenso periodo de preparación espiritual que suele ser de dos años y se llama tiempo de purificación e iluminación.

Durante el rito, las personas no cristianas que muestran su deseo de ser católicos (catecúmenos) se consideran listos para ser bautizados. Los 'candidatos' son aquellos que ya han sido bautizados.

El 20 de abril durante la vigilia pascual se celebrarán los sacramentos de iniciación en las diferentes parroquias, en busca de la plena comunión con la Iglesia.

Los electos recibirán los sacramentos del bautismo, la confirmación y la comunión, mientras que los candidatos solamente la confirmación y la eucaristía.

El catecúmeno Miguel Ángel Martínez y la candidata Delia Meléndez eran protestantes y ahora practican su fe católica en la Catedral de San Mateo.

Miguel contó a los líderes parroquiales que el modo como el liderazgo manejó la crisis por la que atraviesa la Iglesia Católica, fue un factor decisivo para cambiar de religión.

Delia, por su parte, estaba pasando por momentos de tristeza debido a una pérdida y encontró apoyo en la Iglesia Católica. Iba cada día al encuentro del Santísimo buscando consuelo y desarrolló un amor por la Eucaristía que transformó su vida.

Efectivamente, la celebración de la Eucaristía es lo más importante en la vida espiritual, recalcó el obispo Mario Dorsonville, durante su homilía.

Se dirigió a los fieles que han de tomar los sacramentos para subrayar que 'la parroquia es vida y centro para los que quieren experimentar la presencia de Cristo'.

Les instó a convertirse en discípulos misioneros del amor de Cristo, acercarse al Santísimo Sacramento y cumplir la misión de todo católico. "Es la única manera de crecer y proclamar plenamente con inmenso gozo a Cristo".

A los padres de familia, les recordó que son los responsables de la educación religiosa de las nuevas generaciones. "Si enseñan a sus hijos a amar el Evangelio, tendremos una iglesia más fortificada".

Monseñor considera que hay que prepararse en la fe para ser agentes de evangelización efectivos en las parroquias.

Al finalizar, hizo un llamado a los presentes para que se solidaricen con los que están viviendo un drama migratorio. Les instó a que acompañen y aboguen por los inmigrantes amparados por el TPS y DACA, por todos los que no tienen voz ni rostro.