Vista panorámica de los participantes en la ceremonia del Rito de Elección realizada en la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción. (Foto/Jaclyn Lippelmann)
Vista panorámica de los participantes en la ceremonia del Rito de Elección realizada en la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción. (Foto/Jaclyn Lippelmann)

Cientos de hispanos, junto con sus padrinos y catequistas, expresaron públicamente su deseo de caminar juntos y ser pieza fundamental del engranaje espiritual que fortalezca a la Iglesia Católica en la primera ceremonia del RICA, realizada el 5 de marzo, en la Basílica de la Inmaculada Concepción, donde el cardenal Donald Wuerl no dudó en hablar en español para pedir a los fieles vivir según los designios de Dios y ser ejemplos vivos del Evangelio.

El arzobispo de Washington les dijo que el querer recibir los sacramentos representa un importante crecimiento espiritual de todos los que creen en Dios y en los mandatos de la Santa Iglesia. “Ser parte de la Iglesia Católica significa sentir la alegría de pertenecer a la gran familia de Cristo”.

También señaló que todos aquellos que reciben los sacramentos ‘automáticamente’ demuestran su deseo de seguir todas la enseñanzas de vida comprendidas en el Evangelio. Al referirse a los católicos hispanos dijo: “Sigan visitando las parroquias, participen de los grupos parroquiales, de las misas dominicales y siempre estén cerca de los sacramentos. Allí siempre encontrarán una voz amiga que les hable de la grandeza del amor de Dios”.

Los grupos de formación conocidos como RICA, que están en todas las parroquias de la arquidiócesis, tienen como meta que cada vez más parroquias puedan ofrecer este servicio a los cientos de personas que cada año escuchan y responden generosamente   al llamado a la conversión.

Hispanos presentes

Dereck García, miembro de la parroquia San Martín de Tours (Gaithersburg), se mostró alegre por haber recibido una preparación adecuada que le permitirá en breve recibir los sacramentos del bautizo, confirmación y comunión. “Nosotros somos el presente y futuro de la Iglesia en Estados Unidos. Ver a muchos hispanos en la basílica me reconforta y me siento orgulloso de ser parte de la Iglesia”.

Para Waldin Caballero, parroquia St. John the Evangelist (Clinton), el haber sido presentado como candidato elegido representa un hecho espiritual muy  importante. “Estoy feliz de haber dado un paso fundamental para reafirmar mi fe. Yo sé que a través de los sacramentos voy a contribuir a la fortaleza de nuestra Iglesia”.

Diego Granados, parroquia St. Bernardine of Siena (Suitland), no pudo ocultar su entusiasmo por haber sido presentado ante el cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington. “Quiero vivir de acuerdo al Evangelio y estoy preparado para cumplir con todo lo que la Iglesia nos pide”.

Ericka Guevara, parroquia St, Mary (Landover Hills), dijo que todos tenemos que asumir el compromiso de vivir en comunión con Dios, respetar su palabra y ser parte activa de la Iglesia. “ Las dificultades actuales nos obligan a estar preparados espiritualmente y a vivir como buenos cristianos”.
Kevin Bermúdez, parroquia Christ the King (Silver Spring), manifestó su satisfacción por ser parte del Rito de Elección. “Seguir los mandamientos de la Iglesia Católica siempre nos llena de fe y representa un hecho importante para la Arquidiócesis de Washington”.

José Escobedo, parroquia St. John Neumann, indicó que le agrada estar en un evento religioso tan importante, en donde los Sacramentos son un regalo de Dios. “Aceptar los sacramentos es un paso muy importante en mi vida”.

Para Cindy Rivera, parroquia St. Bernardine of Siena (Suitland), la ceremonia representó un encuentro con su fe y una comprobación que forma parte de una Iglesia viva. “Es hermoso ver cómo muchos hermanos se acercan humildemente al Señor para pedir los sacramentos. Yo estoy preparada para seguir creciendo en mi fe”.    

Estela Vásquez, parroquia Santa Catalina Labouré, se mostró muy emocionada al haber formado parte de un gran grupo de católicos reunidos en el altar de la Basílica de la Inmaculada Concepción para ser presentados. “Estar cerca de Dios y formar parte activa de la Iglesia Católica  me provoca una alegría indescriptible”.