Monseñor Mario Dorsonville, obispo auxiliar de Washington, durante la ceremonia de Confirmación en parroquia San Bernardo.   (Foto/Jaclyn Lippelmann)
Monseñor Mario Dorsonville, obispo auxiliar de Washington, durante la ceremonia de Confirmación en parroquia San Bernardo. (Foto/Jaclyn Lippelmann)

Con el bautismo y la eucaristía, el sacramento de la confirmación constituye el conjunto de los sacramentos de la iniciación cristiana. La recepción de este sacramento es necesaria para la plenitud de la gracia bautismal -según destaca el catecismo de la Iglesia Católica-. En efecto, a los bautizados, el sacramento de la confirmación los une más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma quedan obligados aún más, como auténticos testigos de Cristo, a extender y defender la fe con sus palabras y sus obras.

Con mucha alegría recibieron este sacramento las hermanas Damaris y Katherine Guardado el 9 de mayo en la parroquia San Bernardo de Riverdale Park, Maryland.

"En la confirmación: Dios, a través del Espíritu Santo, nos da los dones para ponerlos en práctica en nuestra vida", dijo Katherine (15) a quien le encantó la ceremonia (que se prolongó por tres horas). "Todo esto representa mi fe católica, una fe que es importante en mi familia", subrayó quien se siente fortalecida apoyándose en el Señor. "Sin Dios no somos nada", dice quien ante los problemas o dudas, sabe que puede acudir a Él.

"Estoy muy contenta porque siempre me he querido confirmar", expresó luego de la misa Damaris (13), una entre más de un centenar de jovencitos emocionados por ser protagonistas en un rito en el cual destaca el signo de la unción. La unción designa e imprime el sello espiritual y, en el simbolismo bíblico y antiguo, posee numerosos significados como abundancia, alegría, purificación, agilidad, curación y hace que el ungido irradie belleza, santidad y fuerza.

Así como estas chicas salvadoreñas, la mayoría de los jóvenes que recibieron el sacramento de la confirmación en San Bernardo pertenecen a familias inmigrantes que conservan el español, las costumbres latinoamericanas, así como los valores y tradiciones católicas. También había unos pocos anglosajones, afroamericanos, brasileros o de origen portugués.

Ustedes son el presente

Durante la ceremonia, el obispo auxiliar de Washington, Mario Dorsonville, instó a los confirmados a que fortalezcan su amistad con Dios y aporten a la construcción de un mundo de solidaridad.

"¿Cómo Dios continúa transformando este mundo?", les preguntó el obispo a los chicos. Ellos se comprometieron a ayudar a sus padres, estudiar fuerte y evitar el acoso escolar (bullying).

"Todos queremos ayudar a Jesús a cambiar este mundo, que haya más amor y sea más humano...", insistió monseñor.

Les habló de los superhéroes, los invitó a reflexionar sobre los valores y sueños que impulsan a estos personajes ficticios a luchar por el bien de la humanidad e imitarlos. Como Spiderman y otros superhéroes, "no sean egoístas y vivan con la alegría de servir a los demás".

El obispo aprovechó para destacar el importante rol de la juventud dentro del catolicismo. "La Iglesia tiene que crecer y ustedes no son el futuro de la Iglesia Católica, sino el presente y, si lo viven intensamente en la fe, también representan el futuro.

Monseñor Dorsonville le preguntó al grupo de jóvenes qué deben hacer para que Dios sea su mejor amigo. Los adolescentes bien supieron responder que la oración es el mejor camino, a lo que el obispo agregó: "Y deben ir cada domingo a misa porque la misa les va a llevar siempre por el camino del bien".

Veo sus rostros -les dijo- y veo que allí está la presencia de Dios y amor a la Iglesia. He leído sus cartas y veo que hay celo de amor a Dios. ¡Sigan siendo los mejores amigos de Cristo!

Ante una multitud de padres hispanos, en su mayoría familias trabajadoras, de bajos recursos y de origen mexicano y salvadoreño, el obispo recalcó que todos somos inmigrantes del cielo. "La comunidad hispana en Estados Unidos tiene muchos problemas actualmente, por eso tenemos que luchar y orar por todos los inmigrantes y refugiados", dijo haciendo un llamado a la compasión.

La parroquia San Bernardo está ubicada en 5700 Saint Bernard Dr.
Riverdale, MD 20737. Para detalles, llame al 301 277-1000.

Esta iglesia ofrece cinco misas en español: miércoles, sábados y tres misas el domingo. La misa dominical en portugués agrupa a un centenar de fieles los domingos a las 10AM.

El obispo Dorsonville viene celebrando las confirmaciones desde abril en las distintas parroquias y continuará hasta junio con estas ceremonias arquidiocesanas. El 26 de mayo estará en la iglesia St. Mary de Landover Hills, Maryland, el 1 de junio en Nuestra Señora Reina de las Américas y el 2 de junio en el Sagrado Corazón, ambas parroquias ubicadas en el noroeste de Washington.