Fieles oran en la Catedral de San Mateo Apóstol de Washington durante la misa del Miércoles de Ceniza.  (Foto/Jaclyn Lippelmann)
Fieles oran en la Catedral de San Mateo Apóstol de Washington durante la misa del Miércoles de Ceniza. (Foto/Jaclyn Lippelmann)

Con la celebración del Miércoles de Ceniza se inicia la Cuaresma, cuarenta días de preparación para la Pascua: un tiempo espiritual particularmente importante para todo cristiano en el que se prepara para vivir el Misterio Pascual de Jesús: su Pasión, Muerte y Resurrección.

Siguiendo la tradición, a quienes empiezan la práctica cuaresmal son marcados con ceniza en la frente. Unas cenizas provenientes de las ramas de olivo quemadas durante la celebración del Domingo de Ramos del año anterior e impartidas por el sacerdote mientras dice en voz alta, una de las dos fómulas de la Biblia: Convertíos y creed en el Evangelio (Mc. 1,15) ; Recuerda que eres polvo y al polvo volverás (Gn. 3,19).

En el Vaticano se retomaron las palabras del Papa Francisco pronunciadas con motivo del inicio del tiempo litúrgico cuaresmal el 1 de marzo del 2017, que invitan al cristiano a prepararse para la Pascua con la esperanza que brota de saber "de quien nos hemos fiado":

«Hoy Miércoles de Ceniza, los invito a reflexionar sobre la Cuaresma como tiempo de esperanza. Al igual que el pueblo de Israel que sufrió la esclavitud de Egipto cada uno de nosotros está llamado a ser experiencia de liberación y a caminar por el desierto de la vida para llegar a la Tierra Prometida. Jesús nos abre el camino al cielo a través de su pasión, muerte y resurrección. Él ha debido humillarse y hacerse obediente hasta la muerte, vertiendo su sangre para librarnos de la esclavitud del pecado. Es el beneficio que recibimos de él que debe corresponderse con nuestra acogida, libre y sincera. Estamos llamados a seguir el ejemplo de Nuestro Señor: Él venció al tentador y ahora nosotros debemos también afrontar la tentación y superarla. Él nos dio el agua viva de su Espíritu y nosotros debemos ir a buscarla a la fuente de los sacramentos y a la oración». Vaticano News