Miembros del grupo humanitario “No Más Muertes” pintan un mural como parte de la campaña "La Ayuda Humanitaria no es un Crimen" en Tucson, Arizona.  Foto/EFE
Miembros del grupo humanitario “No Más Muertes” pintan un mural como parte de la campaña "La Ayuda Humanitaria no es un Crimen" en Tucson, Arizona. Foto/EFE

Miembros del grupo No Más Muertes pintaron durante el fin de semana un mural en Tucson e iniciaron una campaña a favor de nueve voluntarios que enfrentan cargos federales por ayudar a inmigrantes.

"Este mural es en apoyo de nuestros voluntarios que están enfrentando cargos por el solo hecho de brindar ayuda humanitaria a los migrantes, tratando de salvar vidas en el desierto de Arizona", dijo a Efe Catherine Gaffney, voluntaria y portavoz del grupo.

"La Ayuda Humanitaria no es un Crimen" se lee en el mural, escrito en letras rojas y que está acompañado de rostros de migrantes, imágenes del desierto de Arizona y galones de agua, vitales para los indocumentados que se internan en el área, donde en verano el termómetro supera los 100 grados Fahrenheit.

Gaffney indicó que bajo la Administración del presidente Donald Trump se ha visto un mayor acoso a las organizaciones que brindan auxilio a los migrantes y colocan agua en el desierto tratando de evitar las muertes de los indocumentados.

Scott Warren, un maestro de la Universidad del Estado de Arizona y voluntario de este grupo, fue arrestado en enero y enfrenta cargos federales por "albergar inmigrantes indocumentados", tras ser sorprendido ayudando a dos indocumentados que llegaron al campamento de esta organización ubicado cerca de la frontera.

La detención de Warren se hizo el mismo día que No Mas Muertes dio a conocer un reporte sobre las dificultades que enfrentan para brindar ayuda humanitaria bajo la administración Trump, y difundieran un video que muestra a oficiales de la Patrulla Fronteriza destruyendo galones de agua.

Además de Warren, cuyo juicio está programado para noviembre, otros ocho voluntarios enfrentan cargos menores por su trabajo humanitario.

"Todo por dejar agua dentro de Parque Nacional de Cabeza Prieta, lugar donde se registra un alto número de muertes de migrantes", dijo Gaffney, quien reiteró que los cargos "son infundados y deben de ser retirados".

El grupo planea en los próximos días entregar a quienes lo deseen carteles con el lema "La Ayuda Humanitaria no es un Crimen", que pueden ser colocados enfrente de sus hogares. EFEUSA