Más hombres inmigrantes están siendo víctima de denuncias falsas, respaldadas por acusaciones infundadas de ofensa sexual o violencia doméstica.
 
Estos resultados se desprenden de un análisis de casos recientes que maneja la oficina legal de Caridades Católicas de Washington.
 
¿Qué podría motivar a una persona a hacer una acusación falsa? Según los expertos legales, puede ser una artimaña del acusador para deshacerse de su pareja o del padrastro que le estorba, puede ser por venganza o envidia.
 
Otra de las razones es obtener papeles de migración. Pues, estas denuncias le facilitan a los indocumentados la obtención de la visa U. Así, las víctimas de ciertos tipos de crímenes como violencia doméstica, asalto agravado o de tipo sexual pueden solicitar estatus migratorio temporal y al tercer año pueden solicitar la residencia permanente.
La ley VAWA es otro recurso de legalización en casos en los cuales el agresor es padre/madre, cónyuge o hijo/a de un residente permanente o ciudadano estadounidense.
 
El patrón común en los casos analizados, es que las víctimas fueron hombres. La mayoría salen airosos al declarárseles inocentes, pero a veces caen en la discusión, la situación se les va de control o tienen mal asesoramiento legal y terminan tras las rejas porque sus abogados les recomiendan que se declaren  culpable.
 
 El Pregonero trató de contactar a algunos de los afectados, pero debido a la sensibilidad de estos casos legales, se han mostrado renuentes a dar entrevistas.
 
Johnny era parroquiano de Maryland y fue acusado por su pareja cuando ella se consiguió otro en el plano sentimental. También fue acusado por su hijastra, a quien él le quiso poner disciplina.
Su abogado le recomendó que se declare culpable, estuvo varios años preso y luego fue deportado a su país. Este padre salvadoreño fue contactado reiteradas veces vía telefónica y no se obtuvo respuesta.
 
Abel, otro inmigrante que cayó en la trampa de una acusación falsa, fue ubicado en Arkansas, pero no quiso dar declaraciones. Fue víctima de venganza en medio de una separación.
 
En los reportes de casos de Caridades Católicas, también aparecen dos hermanas salvadoreñas enfrentadas por la envidia. Una progresaba más y la que estaba rezagada manipuló a la sobrina para que acusara al padrastro de abuso sexual. El caso criminal llegó a la corte del condado de Montgomery hace tres años y el juez encontró al acusado no culpable porque había incongruencias en los testimonios.
 
Otro caso lo protagoniza un inmigrante mexicano que vivía en Gaithersburg, Maryland. Él quería disciplinar a su hijastra, pero ella lo amenazó y lo denunció hace dos años. El acusado, quien tenía 'green card' durante veinte años, fue deportado a su país natal. Su esposa, indirectamente, se convirtió en víctima de una acusación con poco fundamento.
 
Otra pareja tenía dificultades en su relación matrimonial. El inmigrante terminó siendo acusado de abuso hace dos años. Como no pudo pagar la fianza, estuvo ocho meses detenido a espera de un veredicto. Por falta de evidencia, por inconsistencia en los testimonios, no se pudo probar nada y el caso fue descartado. Aparentemente la esposa recibió cargos.
 
En otro caso en Prince William, Virginia, que no fue manejado por Caridades Católicas, sino por un abogado particular, un joven profesional llegó del trabajo y encontró a la policía en su casa esperándolo. Su esposa y madre de sus pequeños hijos, había hecho una denuncia de abuso que lo tomó completamente por sorpresa en 2015. Ella le había pedido insistentemente el divorcio y que abandone el hogar, a lo cual él no accedía. Dominado por los nervios, aceptó darle una declaración a la policía sin la presencia de su abogado.
 
Dicho error puso su caso más difícil y el abogado le recomendó que se declare culpable para evitar dos décadas tras las rejas. Como no había pruebas, estuvo en la cárcel por escasos meses, pero perdió su casa, su empleo y la custodia de sus hijos a quienes no podrá ver durante años. Ahora tiene récord criminal, no le dan trabajo y tuvo que empezar de cero su vida. Sus padres sufrieron mucho, sus niños sufren su ausencia y su ex esposa ya lo sustituyó.
 
El departamento legal de Caridades Católicas de Washington recomienda estar muy alerta para no caer víctima de personas inescrupulosas que están dispuestas a denunciar sin fundamento con tal de lograr su beneficio personal. "Se prevé un aumento de este tipo de denuncias infundadas, en medio de la desesperación de los inmigrantes indocumentados por buscar estatus migratorio legal", dicen los consejeros legales.
 
Se aconseja ser cauteloso para no caer en este tipo de artimañas, mantener la calma para que la situación no pase a mayores, buscar ayuda legal de inmediato, guardar silencio hasta hablar con un abogado. Si usted hace una declaración puede inculparse. Antes de declararse culpable, busque una segunda opinión con otro abogado.