El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) anunció este lunes la creación de un nuevo programa de colaboración con fuerzas del orden locales que tengan prohibida o limitada la cooperación con ellos por parte de los gobernantes de las denominadas ciudades "santuario".

Por medio de este programa, denominado Warrant Service Officer (WSO), los oficiales designados y que trabajan en cárceles locales pueden mantener retenidos a inmigrantes indocumentados durante 48 horas si así se lo solicita ICE, aunque no pese sobre ellos orden de detención.

Además de aquellas policías que deseen colaborar con los polémicos "detainers", peticiones de detención de ICE sin el respaldo judicial, WSO también va dirigido a jurisdicciones sin presupuesto ni personal para sumarse al programa 287(g), que capacita y autoriza a policías para actuar como agentes migratorios.

El WSO se apoya en el propio 287(g), pero, a diferencia de este último, los agentes no podrán preguntar a los detenidos por su ciudadanía o estatus migratorio.

La diferencia radica además en que la WSO requiere menos capacitación y los oficiales locales no comienzan propiamente con el proceso de deportación, lo que permitiría esquivar algunas objeciones presentadas por jurisdicciones locales que rechazan retener a indocumentados basándose en sus propias decisiones.

Con ello, estas autoridades locales se guardan las espaldas ante posibles juicios en su contra por mantener retenidos a presos sin orden judicial.

Una vez superado el periodo de 48 horas y si ICE no se hace cargo de su custodia, el reo debe ser puesto en libertad, a menos que exista un Acuerdo de Servicio Intergubernamental, explicó la agencia federal en su comunicado.

ICE asegura que WSO surge de la petición de la Asociación Nacional de Alguaciles de un programa de alcance limitado que les permita honrar a los pedidos de ICE a pesar de las instrucciones de sus gobiernos locales.

Las ciudades "santuario" se han convertido en uno de los principales obstáculos de la Administración del presidente Donald Trump para poner en práctica sus políticas migratorias, que tienen por objetivo acelerar y aumentar el número de indocumentados que son deportados.

Nombran nuevo director

El presidente Donald Trump anunció el domingo que Mark Morgan será el próximo director de su principal aparato de deportación de inmigrantes indocumentados, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), una agencia que se encontraba descabezada desde la marcha de Ron Vitiello en abril.

"Me complace informar a todos aquellos que creen en un política migratoria fuerte, justa y sólida que Mark Morgan se unirá a la Administración Trump como responsable de los hombres y mujeres que trabajan duro en el ICE", señaló Trump en su cuenta personal de Twitter.

El mandatario calificó a Morgan de "auténtico creyente" y patriota, y auguró que "realizará un gran trabajo" al frente de la institución.

Oficial de carrera en el FBI, Morgan fue el jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense durante los últimos meses de Gobierno del expresidente Barack Obama (2009-2017). EFE