Se espera que en breve se reanuden las marchas en Washington en apoyo a los jóvenes protegidos por el programa DACA. (Foto/archivo)
Se espera que en breve se reanuden las marchas en Washington en apoyo a los jóvenes protegidos por el programa DACA. (Foto/archivo)

El arresto y posterior liberación de la estudiante argentina indocumentada Daniela Vargas, protegida por el programa de Acción Diferida (DACA), encendió las luces de alarma entre las madres de los “soñadores’ (dreamers) y esta semana anunciaron que incrementarán sus acciones para evitar que sus hijos no sean deportados ante la nueva política migratoria impuesta por la Casa Blanca.

Lenka Mendoza, líder del movimiento “Mom Dreamer’s - DC” (Madres de jóvenes soñadores de Washington), dijo que mientras el presidente Donald Trump no ratifique la continuidad del programa DACA y evite la deportación a 750.000 jóvenes las marchas continuaran en todo el país.   

“De poco nos sirve escuchar que Trump no tiene como “prioridad” deportar a los “dreamers”. Lo que que-remos ver es que el presidente ratifique el programa DACA y ordene a los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) que dejen de intimidar a los estudiantes”, señaló la activista.
Indicó que es importante que el presidente Trump aclare que el programa DACA es una ‘amnistía’ como lo sugirió el actual secretario de Justicia, Jeff Sessions.

Mendoza enfatizó que todas las madres de jóvenes soñadores están preparadas para proteger no solo a sus hijos, sino a exigir la continuidad de DACA. “No nos vamos a rendir ahora a pesar de la retórica de odio y del peligro que corren por las políticas migratorias. Seguiremos firmes para continuar soñando con nuestros hijos”.

Reconoció que hoy la incertidumbre está presente en los jóvenes ‘soñadores’, pero sus madres están comprometidas a acompañarlos y no quedarse con los brazos cruzados en espera de lo que decida la Casa Blanca. “Estamos más activas que nunca. Vamos a seguir presentes en las marchas, visitando congresistas, hablando con los funcionarios federales e intentando entrevistarnos con el mismo presidente Trump”.

En la misma línea se encuentra María Lira, otra madre de un “dreamer” de Houston (Texas), quien llegó hasta Washington para coordinar las futuras acciones que realizarán “Mom Dreamer’s” a nivel nacional. “Vamos a seguir protestando en las calles para que nuestros hijos sigan soñando con un futuro diferente”.

Leni González, presidenta de la Coalición de Virginia para los Derechos de los Inmigrantes (VACIR), explicó la importancia de mantener el programa DACA porque su suspensión supondría que el gobierno federal dejaría de percibir millones de dólares en impuestos.

También pidió una reforma migratoria integral para que los “dreamers” y los indocumentados se conviertan en ciudadanos con pasaporte y dejen de ser personas “de segunda” clase que viven una situación “angustiosa y estresante”. “En breve anunciaremos nuestros planes a favor de la reforma migratoria”.

De otro lado, Astrid Silva, uno de los rostros más conocidos del grupo de “soña-dores”, pidió a la comunidad inmigrante que no se deje vencer por el miedo y luche contra las políticas antiinmigrantes impuestas por el presidente Donald Trump.

“La Casa Blanca está sembrando negatividad en la comunidad. Están aterrorizando líderes para que no se haga nada, pero eso es precisamente lo que no podemos dejar que pase”, asegura la joven “soñadora’.

La preocupación de las denominadas “Mom Dreamer’s” surge luego de que el Departamento de Seguridad Interna reveló que hasta febrero más de un millar de inmigrantes indocumentados fueron arrestados en operativos de ICE.

Entre los principales delitos cometidos figuran alteración del orden publico y conducir bajo embriaguez. Los arrestos fueron realizados por agentes del ICE en Los Ángeles, Chicago, Atlan-ta, San Antonio y Nueva York.