Imágenes de archivo muestran el estado del edificio donde se registró la explosión.  Foto/Javier Diaz
Imágenes de archivo muestran el estado del edificio donde se registró la explosión. Foto/Javier Diaz

Para las familias que sobrevivieron la explosión de gas en los Apartamentos Flower Branch, ocurrida en agosto del 2016 en Silver Spring, Maryland, la justicia no llega. Así se expresaron los sobrevivientes del incendio al cumplirse dos años de la tragedia que cobró la vida de cinco adultos y dos niños, dejó decenas de heridos y casi un centenar de damnificados.

¨Continuamos viviendo con el trauma". "Nada ha cambiado". "Se han olvidado de nosotros porque somos latinos, africanos y pobres”, indicaron los sobrevivientes.

Después de ser desplazadas de sus hogares, estas familias buscan justicia, el apoyo en salud mental que se les prometió, la adecuada ayuda para cubrir la renta y quieren que sus voces sean escuchadas.

Unos 200 líderes de la organización Action in Montgomery (AIM), incluyendo a las familias damnificadas, se presentarán este martes 24 de julio a las 7pm en la escuela primaria JoAnn Leleck at Broad Acres (710 Beacon Rd, Silver Spring, MD 20903), para buscar un mayor compromiso de parte del Concejo del condado de Montgomery y del ejecutivo del condado para asegurar que los afectados logren justicia.

Se espera la presencia del presidente del concejo, concejal Hans Riemer, y los concejales Marc Elrich y George Leventhal.

En esta reunión, las familias alzarán su voz de reclamo, compartirán sus problemas personales que han tenido que encarar durante los últimos 2 años -a raíz de la explosión- y unidos como grupo demandarán acción por parte del condado.

Además de brindar sus testimonios personales, los sobrevivientes demandarán compromisos específicos en tres asuntos que son prioridad para ellos: renta a precio accesible, terapia psicológica y una evaluación que incluya sus opiniones.

Una de las quejas de estas familias da mucho que pensar: Cuando el condado hizo la evaluación de la respuesta a la tragedia, no se incluyeron las voces de los afectados y ni siquiera le hablaron a ningún sobreviviente.

La explosión de estos dos edificios fue uno de los peores desastres que ocurrido en el condado y aquellos que fueron afectados de por vida por esta tragedia piden respuestas inmediatas de las autoridades locales que tienen la obligación de velar por los residentes de Montgomery.

Action in Montgomery es una organización afiliada a Industrial Areas Foundation, conformada por 28 congregaciones, escuelas y entidades no lucrativas. Unidos han presionado para que sea aprobada la Ley Dream en Maryland, han logrado más de 600 millones de dólares para vivienda accesible y calidad para programas escolares en beneficio de casi 500 estudiantes sumidos en la pobreza extrema.

Los sobrevivientes están muy agradecidos por el apoyo recibido de la Iglesia Católica, en especial de la parroquia san Camilo. Sacerdotes y parroquianos les han auxiliado desde el primer momento, han coordinado el grupo de ayuda a los afectados y han brindado apoyo espiritual.

Algunas familias han recibido terapia psicológica ofrecida gratuitamente por el condado de Montgomery. Cada vez duele menos lo ocurrido, pero nunca lo van a olvidar -dicen.

Gracias a lo ocurrido, medio centenar de indocumentados afectados en el incendio comenzaron los trámites de inmigración por medio de Caridades Católicas de Washington y van avanzando el proceso para recibir un alivio migratorio.

A algunos hispanos, la compañía dueña del edificio incendiado, les facilitó al principio un apartamento para vivir (en Silver Spring) gratis por tres meses. A los que se quedaron allí, la renta les subió a 1500 dólares por mes.

Mientras van batallando para superar las dificultades en todos los frentes (psicológico, financiero, vivienda, trabajo), aseguran que lo más importante es que están con vida.