Niños caminan delante de un mural pintado por los pandilleros en El Salvador.
Niños caminan delante de un mural pintado por los pandilleros en El Salvador.

Unos 15.000 estudiantes dejaron la escuela en 2016 por la ola de violencia generada por las pandillas en El Salvador, informó el Gobierno.

El ministro de Educación, Carlos Canjura, explicó en una conferencia de prensa que aproximadamente 36.000 estudiantes abandonaron el sistema educativo salvadoreño en 2016, de los que un estimado de "alrededor de 14.000 y 15.000" lo hicieron por la violencia.

Fuentes policiales y de maestros consultadas por Efe señalan que las pandillas infiltran a su miembros menores de edad en las instituciones educativas para reclutar a otros o para traficar drogas al menudeo.

Canjura aseguró a la prensa que el Ministerio de Educación no posee estadísticas sobre los estudiantes que posiblemente pertenezcan a las pandillas porque es un "tema muy delicado y difícil" de registrar.

El director de la Policía salvadoreña, Howard Cotto, señaló que ninguno de los 71 asesinatos de estudiantes en 2016 se registró en un centro escolar.

Estas declaraciones fueron dadas durante la presentación de un plan de seguridad escolar que se aplicará en 1.200 escuelas de las 5.136 que posee el sistema público.

Con esta iniciativa unos 1.500 policías, apoyados por un número no revelado de soldados, darán "seguridad perimetral" a las escuelas y a las rutas en las que se movilizan los alumnos.

Las autoridades de seguridad impartirán "programas preventivos" en unas 250 instituciones; en 2016 estas capacitaciones beneficiaron a 268.632 educandos.

El Salvador es asediado por la pandillas Barrio 18, Mara Salvatrucha (MS13) y otras minoritarias, que buscan reclutar a niños y adolescentes para funciones de vigilancia, cobro de extorsiones, narcotráfico y sicariato.

Estas estructuras son acusadas también de mantener la alta tasa de asesinatos en el país. En 2016 fue de 81,7 por cada 100.000 habitantes, que sitúa al país centroamericano como uno de los más violentos del mundo. (EFE)