Numerosos parroquianos expresaron sus puntos de vista ante la junta de educación del condado de Prince George (Maryland) y abogaron por una equidad educativa para los niños y jóvenes de familias inmigrantes.  (Foto/Javier Díaz)
Numerosos parroquianos expresaron sus puntos de vista ante la junta de educación del condado de Prince George (Maryland) y abogaron por una equidad educativa para los niños y jóvenes de familias inmigrantes. (Foto/Javier Díaz)

Medio centenar de parroquianos alzaron su voz ante la junta de educación del condado de Prince George, Maryland, la semana pasada para defender y abogar por una equidad educativa para los niños y jóvenes de familias inmigrantes.

Jacqueline Ramos, peruana, contó que estaba frustrada por no saber qué hacer para ayudar a su hija. "Me parecía que mi hija por ser inmigrante fue designada a fracasar académicamente", dijo esta residente de Lanham que llegó al país hace dos años. Debido a falta de servicio en español, falta de equidad educativa y la preocupación de que la niña no estaba recibiendo buena educación, tomó –con su esposo– la decisión de retirarla del sistema público de PG.

"Estoy muy preocupada por la educación de los miles de niños y jóvenes inmigrantes en nuestro condado. Muchos de ellos y sus familias enfrentan en sus vidas y en las escuelas grandes obstáculos. Además de la pobreza en que vive la mayoría de ellos, hay mucho trauma y un profundo miedo: miedo por su estatus migratorio, miedo a la separación de sus familias, miedo debido a la experiencia personal de violencia", dijo Mary García de Upper Marlboro, una de los cinco feligreses hispanos que dieron su testimonio.

"Dentro y fuera de las escuelas se ve el creciente problema de las pandillas.  Esto nos  perjudica a todos, especialmente a la comunidad inmigrante que se queda más impactada, ya sea por la violencia o las extorsiones", dijo resaltando que los padres, los maestros, la comunidad representan la primera y la más fuerte línea de defensa y deben enfocarse en la prevención.

"Debemos invertir urgentemente en los niños y jóvenes más vulnerables quienes son condenados a fracasar por la falta de comprensión, atención y recursos".

Alex Hernández, director de educación religiosa de la parroquia San Ambrosio de Cheverly, compartió la historia de un alumno llamado Emanuel, quien intentó suicidarse en el 2017 a sus 15 años. "Él solía faltar a clase y su madre no sabía qué hacer o dónde buscar ayuda". Contó que fue a la escuela a pedir apoyo, pero no siempre tenía un intérprete. Pidió un consejero escolar, pero le dijeron que su hijo necesitaba un psicólogo.

"Le dijeron que la inasistencia e intento de suicidio de su hijo, no les preocupaban", dijo Alex el martes 5 de febrero ante la junta.

Esta madre hizo lo que le aconsejaron en la escuela y cuando su hijo cumplió 16 lo retiró de la escuela sin penalidad. Emmanuel se mudó a otro estado y empezó a trabajar en construcción.

"La escuela tuvo la oportunidad de ayudar a un estudiante traumatizado, pero no lo hizo. Hay muchos casos como éste que podría compartir con ustedes", agregó durante la audiencia que se realizó en el auditorio de la escuela secundaria Friendly en Fort Washington, Maryland.

El índice de graduación de los hispanos en el condado es de apenas el 45 por ciento en secundaria. En el sector de Langley Park, con alta concentración de inmigrantes, sólo el 26.5 por ciento de los hispanos se gradúa de secundaria.

"Muchos de estos alumnos vienen de comunidades indígenas y marginadas, han vivido una violencia indescriptible y sufren de trauma crónico".

Por eso, Alex pidió invertir en entrenamiento (trauma) para todos los empleados del sistema escolar, equidad educativa y mejor acceso a servicios de salud mental para alumnos vulnerables. "Espero que sus decisiones en cuanto a presupuesto reflejen de una manera especial las necesidades de los más vulnerables entre nosotros", puntualizó.

Siguiendo el llamado y las prioridades del V Encuentro de la Pastoral Hispana, bajo la guía de Caridades Católicas de Washington, los feligreses manifestaron varios requerimientos en una audiencia concebida para que las autoridades educativas escuchen a los padres de familia, líderes y demás residentes del condado.

Iglesia en acción

En el público estaban presentes fieles de las iglesias San Matías, Santa María y San Ambrosio de la Arquidiócesis de Washington.

Caridades Católicas ha estado ayudando a las parroquias del condado de Prince George a mobilizar a su feligresía e involucrarlos en el cabildeo, un derecho cívico fundamental para que la comunidad progrese. 

"Es una manera de apoyar a las parroquias en su misión", dijo el padre Jacinto Orzechowski, representante de Caridades Católicas encargado de cabildeo y organización comunitaria a nivel parroquial, quien además denominó a esta actividad como "una peregrinación por nuestros hijos". 

"Hacemos hincapié en que este esfuerzo no se puede reducir a un aspecto socio-político, más bien tiene una dimensión profundamente religiosa: el futuro de nuestros hijos es algo sagrado. No podemos fallarles y negarles la ayuda que necesitan para ser exitosos en la vida". 

El índice tan bajo de graduación de los hispanos es preocupante -dijo- y a muchos de ellos se les condena a la marginación, creando una subclase permamente.  "Esta campaña en la promoción de una equidad educativa es una forma de evangelización". 

Además, el padre explicó que mil parroquianos firmaron una carta a la junta escolar estableciendo las prioridades de la comunidad. El grupo considera importante que para el próximo presupuesto se consideren varios asuntos claves.

Primero: invertir en entrenamiento para los maestros y otros empleados de las escuelas para ayudarlos a identificar estrategias para apoyar a los estudiantes afectados y sus familias.

Piden incrementar el número de empleados, de consejeros estudiantiles bilingües y reevaluar sus responsabilidades, que se contraten más asistentes para involucramiento de los padres, especialmente bilingües (español, árabe, pastún y francés) y crear lazos con el departamento de salud para ofrecer esos servicios a los estudiantes, expandir las clínicas de salud escolares.

"Aparten fondos para entrenamiento de desarrollo profesional obligatorio para entrenar a los maestros para que brinden una respuesta culturalmente adecuada a fin de reducir el prejuicio en las escuelas".

Las escuelas públicas del condado de Prince George cuentan con un presupuesto anual de 1.8 mil millones de dólares. Es uno de los 25 distritos escolares más grandes de la nación. Cuenta con 209 escuelas, un estudiantado de casi 131 mil estudiantes, de los cuales 47 mil son internacionales y hablan 140 idiomas.

La próxima audiencia pública será el 19 de febrero. Participe y vele por los intereses de sus hijos, llame al padre Jacinto al (301)502-7621 o comuníquese con la junta: pgcps.org/board. Para mayor información sobre las escuelas, visite: pgcps.org.