En la escuela católica St. Francis International se recordó la vida y virtudes de los sacerdotes Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y López, Amando López, y de las laicas Elba y Celina Ramos. (Foto/archivo)
En la escuela católica St. Francis International se recordó la vida y virtudes de los sacerdotes Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y López, Amando López, y de las laicas Elba y Celina Ramos. (Foto/archivo)

La vida de ocho mártires jesuitas de El Salvador, indujo a la reflexión a los estudiantes de octavo grado de la Escuela St. Francis Internacional, instándolos a ser mejores cristianos.

En una pausa dentro de su ajetreado ritmo escolar, los alumnos conocieron detalles del asesinato de seis sacerdotes junto a su cocinera y la hija ocurrido el 16 de noviembre de 1989 en la Universidad Centroamericana (UCA) en San Salvador, El Salvador.

Era una medianoche tranquila en la residencia jesuita de un recinto universitario. Los seis residentes estaban profundamente dormidos y en una casita al lado dormía una empleada y su hija visitante. De repente, a puños tocaron la puerta y entre gritos ingresan militares por las ventanas. Cinco de los sacerdotes emergen de la puerta trasera, aturdidos y vestidos con batas de dormir. Hombres armados les ordenan que se acuesten boca abajo en la grama y cada uno recibe un disparo en la cabeza. Luego sale el otro sacerdote que al ver la escena se regresa asustado, pero a pocos pasos los soldados también le disparan.

En la casita contigua fueron asesinadas luego la cocinera de la comunidad y su hija, para que no queden testigos.

Fueron soldados salvadoreños los que masacraron a este grupo que pasó a formar parte de la lista de más de 75.000 víctimas de una guerra civil que duró más de doce años.
"Esto ocurrió en una residencia católica, en un espacio como en el que ustedes están ahora", les dijo la consejera salvadoreña Carmen Maldonado a los chicos durante su presentación a finales de noviembre. "Imagínense que aquí es Centroamérica... Respiren profundo, reflexionen y dejen que el Espíritu Santo les guíe a pensar en estas ocho personas que murieron en estas circunstancias".

Luego explicó que este incidente ocurrió en el marco de la guerra civil salvadoreña y que los jesuitas abogaban por un acuerdo negociado entre el gobierno y el FMLN (organización guerrillera).

Este asesinato múltiple atrajo la atención internacional, generó muestras de solidaridad impresionantes, incrementó la presión mundial para un cese al fuego y fue un incidente clave que llevó a un acuerdo negociado para ponerle fin a la guerra.

Por medio de un video en español, los estudiantes conocieron la vida y virtudes de los sacerdotes Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Joaquín López y López, Amando López, y de las laicas Elba y Celina Ramos.

Cabe destacar que Baró fundó el Instituto de Opinión Pública que hacía rigurosas encuestas. Era un sacerdote español que puso sus dones al servicio del pueblo y creía que las encuestas eran una forma de devolverle la voz a los oprimidos.

Segundo Montes fundó el Instituto de Derechos Humanos, era filósofo y antropólogo. Moreno era un catedrático de misiones científicas que se dedicó a promover la espiritualidad de José Ignacio de Loyola. Hablaba de la justicia y la opción de los pobres a través de la fe.

López y López fue uno de los fundadores de UCA que fundó Fe y Alegría, una red educativa que lleva educación de calidad a las zonas marginales.

"Son verdaderos mártires, personas que trabajaban desde su fe para salvar vidas en El Salvador, trabajaban para ponerle fin a la guerra por medio del diálogo. Su esfuerzo fue incansable y aceleró el proceso de paz, así que salvaron vidas con su vida y también con su muerte", según el video.

"Somos una escuela internacional y me gustaría que piensen en el legado de estos mártires y la importancia de mirar al vecino como un hermano, no importa de donde venga", les dijo el director de la escuela Tobias Harkleroad. "Piensen en lo que ocurre más allá de San Francis, en Silver Spring, en nuestro país y en el mundo", les dijo invitándolos al discernimiento y buscando despertar en ellos el espíritu crítico.

"Pudo haberle pasado a alguien como nosotros", dijo una de las alumnas al final de la actividad. "Me invita a pensar qué va a pasar conmigo en el futuro", dijo otro compañero de clase.

Este día especial dedicado a reflexionar sobre los salvadoreños que dieron su vida viviendo el evangelio, es parte de un amplio proyecto que culminará el 20 de marzo con una jornada completa de reflexión, con ocasión de la primera fiesta de san Óscar Arnulfo Romero.

Para detalles sobre la Escuela St. Francis International, visite: saintfrancisinternational.org.