Elena Visoso Muñoz, una de las mejores alumnas de la escuela católica internacional St. Francis egresa este año con el título de 'Salutatorian’. (Foto/Jaclyn Lippelmann)
Elena Visoso Muñoz, una de las mejores alumnas de la escuela católica internacional St. Francis egresa este año con el título de 'Salutatorian’. (Foto/Jaclyn Lippelmann)

Una de las mejores alumnas de la escuela católica internacional St. Francis egresa este año con el título de 'Salutatorian" por su sobresaliente participación escolar, gran aporte al voluntariado, liderazgo y conducta ejemplar. Y precisamente por esos logros es que Elena Visoso Muñoz (14) también es parte de la Sociedad de Estudiantes de Honor de Estados Unidos (National Junior Honor Society).

"Estoy muy contenta porque significa que he logrado terminar la primera etapa de diez años de mi educación, también my nerviosa por la ceremonia, el próximo reto de cumplir los estándares académicos en la escuela secundaria y la nueva dinámica que voy a empezar", dijo la estudiante antes de la graduación del 5 de junio.

Elena ingresó a esta escuela de Silver Spring, Maryland, desde sus inicios. En ese entonces, estaba en cuarto grado y ahora culmina el octavo, es decir, la escuela intermedia.

Sus padres han insistido en que se enfoque en los estudios y que no se trata sólo de obtener 'A' sino de hacer lo mejor que pueda. "Es importante llegar a la universidad porque te ayuda a desarrollar tus habilidades y te prepara para seguir cualquier carrera en la vida", dijo, repitiendo los consejos paternos.

Le enorgullece graduarse de una escuela multicultural donde hay alumnos de 54 países. "Aprendes otras culturas y tradiciones, a compartir con todo tipo de personas y a respetar a los demás por lo que son." Igualmente, le agradece a su escuela el aprendizaje del español que la ha convertido en una joven completamente bilingüe y bicultural. Reconoce que otro idioma le ayuda a conectarse con la comunidad hispana e interactuar en una segunda comunidad. "También me gusta de St. Francis que aquéllo que enseñan sobre Dios, lo ponen en acción y los alumnos aprenden cómo aplicar nuestros valores católicos en el día a día."

Prueba de su esfuerzo y su interés en servir al prójimo son las  1.500 horas de trabajo comunitario que ha realizado. Entre sus aportes, recuerda las 50 mil libras de alimentos que el equipo de voluntarios descargó de un camión, con lo cual se pudo dar de comer a 10 mil personas en necesidad.

Elena sobresale también en el coro, actividad que le ha dado la oportunidad de cantar en la basílica, en 'National Safety Day', en 'Catholic Social Ministry Gathering', entre otros. Ha sido parte de la banda, del equipo de básquetbol e incluso pudo mostrar sus talentos como actriz al protagonizar a la Virgen María en el reciente primer musical de la escuela.

Tres en St. Francis

Rafael y Mar Visoso, están muy orgullosos por los logros de su hija Elena y están seguros de que está bien preparada para ingresar a la secundaria católica Elizabeth Seton de Bladensburg, Maryland. Reconocen que es una líder natural, muy estudiosa y que trabaja fuerte para dar lo mejor.

Ambos han estudiado en colegios parroquiales y han querido mantener esa tradición familiar.

"Nuestros tres hijos estudian en St. Francis porque quisimos que tengan esas bases que da el catolicismo. St. Francis reafirma esos valores que les enseñamos en casa y sabemos que estamos criando a nuestros hijos en un ambiente en el cual todos se sienten como hermanos -sin distinciones", dijo el papá de Elena, oriundo de México.

"En las escuelas primarias católicas es donde los alumnos aprenden los valores fundacionales que les van a servir para las decisiones que van a tomar en la vida", expresó su madre, de origen español. "La ética y moral son importantes en la formación de una persona y se pueden ver en todos los aspectos académicos en las escuelas católicas, por eso se nota la diferencia."

Asegura que los recintos parroquiales son como una familia ya que los padres trabajan de la mano con los empleados administrativos y los maestros de la escuela.

La promoción 2015 de St. Francis es un grupo escolar talentoso, responsable y muy unido. Este año, por primera vez, la clase que egresa deja un legado a la escuela. Con los fondos recaudados en actividades escolares le han donado a la escuela dos pantallas electrónicas para las entradas del recinto. Dejan sus huellas en esta escuela que, a su vez, deja importantes huellas en cada uno de los egresados que salen enriquecidos académica y espiritualmente.