Foto/archivo
Foto/archivo

La Universidad de Arizona (UA) y la compañía de Microsoft anunciaron este jueves un acuerdo para desarrollar centros de almacenamiento de información digital en la "nube" que operen con energía renovable.

La UA y Microsoft han creado el Clud Infraestructure Renewal Center (CIRT), una colaboración interdisciplinaria de arquitectos, ingenieros ópticos y científicos que se enfocarán en el desarrollo de centros de información sostenibles, según anunciaron en un comunicado.

"El crecimiento sostenible de la nube requiere el avance de las fuentes de energía renovable y los sistemas de almacenamiento, redes más rápidas y un diseño arquitectónico innovador orientado a resolver problemas de ingeniería difíciles", dijo Robert C. Robbins, presidente de la UA en un comunicado de prensa.

"La demanda por la nube y en línea continúan creciendo de manera exponencial, por lo que es necesario acelerar la investigación en el diseño, las operaciones y la administración del centro de datos", dijo por su parte en el mismo comunicado Christian Belady, gerente general de estrategia y arquitectura de infraestructura en la nube, de Microsoft Corp.

"Posiblemente el aspecto más emocionante de esta asociación es que los estudiantes trabajarán con investigadores para generar soluciones a estos desafíos de ingeniería y probarlos en el entorno del centro de datos", afirmó Robbins.

Se estima que solamente en los Estados Unidos hay aproximadamente 3 millones de centros de almacenamiento de información digital, grandes bodegas conocidas como "datacenters", algunas del tamaño de un campo de fútbol.

Allí se ubican cientos de servidores que pertenecen a gigantes de las compañías digitales como Microsoft y almacenan información de billones de usuarios como fotos, archivos de texto, vídeos, correos electrónicos.

Se cree que estos centros a nivel nacional consumen el 2 por ciento del total de electricidad que se utiliza en los Estados Unidos, lo que equivale al que consumen 6.4 millones de viviendas regulares.

A media que el uso de información tecnológica aumenta, los centros de información y el uso de energía también crece.
EFE