Zaskya Perla (13) se gradúa con honores de la escuela St. Francis y su meta es ser doctora.  foto/Jaclyn Lippelmann
Zaskya Perla (13) se gradúa con honores de la escuela St. Francis y su meta es ser doctora. foto/Jaclyn Lippelmann

Padre y madre estudiaron en una escuela católica en sus países de origen y querían que su única hija viviera la misma valiosa experiencia. Ahora se llenan de satisfacciones al ver que Zaskya Perla (13), se gradúa como la mejor alumna de la escuela internacional St. Francis con un brillante futuro por delante.

Por tener las mejores calificaciones y participar activamente en la escuela, por su dedicación y liderazgo, por ayudar a sus compañeros y servir al prójimo, Zaskya egresa este viernes 5 de junio con el título de 'Valedictorian'.

"Estoy muy emocionada y muy alegre, no sólo por mí sino por mis  compañeros de clase ya que todos esperábamos este gran día de la graduación", expresó. Esta joven concluye la escuela intermedia (8vo. grado) con el más alto promedio académico (4.0), siempre está allí para sus compañeros de clase y dispuesta a entregarse al servicio comunitario.

Confiesa que siempre ha tratado de tener el promedio más alto de la clase y reconoce que fue difícil lograrlo, pero valieron la pena todos estos años de trabajo fuerte. Ir a la escuela -dice- no sólo se trata de aprender temas académicos, sino también herramientas para el futuro.

De hecho, es parte de la Sociedad de Honor (por su promedio y por participar activamente en su comunidad), pero además ha participado en el club de teatro, en el equipo de básquetbol y fútbol.

"Voy a extrañar mucho a mi escuela St. Francis, en especial a mis amigos y profesores porque me han enseñado a ser buena estudiante, buena amiga y buena persona -al poner a otros antes que a mí misma."

Reconoce que su comunidad educativa es muy unida -padres, maestros y amigos apoyan, animan y motivan en los estudios- y ese ambiente lo va a extrañar, también.

Zaskya ha contribuido como voluntaria dentro y fuera de su plantel. Ha participado en iniciativas para limpiar los alrededores de la escuela-parroquia, para dejarle comida a desempleados (CASA de MD) y para servirle comida a desamparados del Distrito de Columbia.

Cuenta que ora a diario y que en 'todo' lo que hace, Dios es su guía. "Lo tengo a Él en mente en todas las decisiones que tomo", afirmó la joven que continuará sus estudios en la escuela secundaria católica "Nuestra Señora del Buen Consejo" de Olney y luego planea estudiar medicina en la universidad.

 

Padres orgullosos

"Estamos muy orgullosos de Zaskya y esperamos que continue superándose", dicen sus padres.

Como siempre le han enseñado que la educación es muy importante para su persona y su porvenir, ella es una niña que le gusta mucho aprender, investigar, conocer otros idiomas y culturas. "Vemos reflejados en ella los buenos valores que siempre le hemos inculcado, como respetar a los demás y poner a Dios antes que nada", expresaron -conscientes de que es muy importante la educación católica para su formación académica y espiritual-. "Las escuelas católicas brindan más disciplina en su aprendizaje y, como resultado, mejor calidad académica. Nuestra hija ha recibido educación católica desde preescolar hasta la fecha y estamos muy satisfechos con el resultado." 

Armando Perla -oriundo de El Salvador- es dueño de un taller mecánico y Maylin Perla -de Nicaragua- es una profesional en el campo de administración de empresas y negocios internacionales.

Ambos afirman que St. Francis le ha brindado a Zaskya lo que ellos buscaban y esperaban de una escuela: buena educación religiosa y académica, multiculturalismo y seguridad. Escogieron esa escuela porque les gusta el ambiente de diversidad y los principios que transmite. Consideran que bajo la formación católica, los alumnos son responsables, ponen a Dios primero, respetan los valores y tienen mejor comportamiento. "Ha sido una muy buena experiencia escolar", dijeron Los Perla -residentes de Washington DC.

St. Francis International School ha sido galardonada a nivel nacional por su liderazgo en promover la diversidad en la educación católica. Está ubicada en 1500 St. Camillus Dr., Silver Spring, Maryland, en los predios de la parroquia San Camilo de Silver Spring, Maryland. Para detalles e inscripciones, llame al (301) 434-2344, escriba al info@sfismd.org o visite www.saintfrancisinternational.org.