Cientos de personas participaron en jornada anual de cabildeo en Annapolis auspiciada por la Conferencia Católica de Maryland (CCM). Fotos/Javier DÍaz
Cientos de personas participaron en jornada anual de cabildeo en Annapolis auspiciada por la Conferencia Católica de Maryland (CCM). Fotos/Javier DÍaz
La jornada "Católicos en Annapolis", auspiciada por la Conferencia Católica de Maryland (CCM), permitió una vez más que los parroquianos de Maryland pudieran visitar los despachos de los legisladores estatales para expresar su punto de vista en asuntos claves que actualmente se debaten en el congreso como tráfico humano, becas BOOST, homicidio fetal, suicidio asistido por un médico, aborto e inmigración.
"Tenemos dos hijos y un nieto y nos preocupa el futuro de ellos, por eso participamos en esta actividad", argumentó la inmigrante María de Jesús Callejas, oriunda de México. "Tenemos que cabildear, sino ¿quién lo va a hacer?", agregó su esposo Miguel Bartolón de origen guatemalteco.
Ellos viven en el distrito 37, pertenecen a la parroquia San Francisco de Sales (de Salisbury) y trabajan en el campo cultivando sandías, melones, pepinos y calabazas. Cuentan que perdieron un día de trabajo para hacerse presentes el 21 de febrero en la jornada.
Su grupo de 10 personas visitó la oficina de la senadora Mary Carozza para hablar de varios temas que son claves para la Iglesia Católica. Le explicaron que se oponen al aborto y al suicidio. 
"Estamos a favor de la vida y es un tema importante para nosotros, los católicos. Nuestra fe nos hace responsables de defender la vida. Es nuestra responsabilidad hablar por los que no pueden", dijo María.
Le acompañaba la religiosa Mary Joseph Reinke, quien considera que las escuelas deben enseñarles a los estudiantes sobre la abstinencia. "En vez de hablarles de condones, tienen que inculcarles los valores familiares sino continuará la necesidad de abortar".
El grupo también pidió mayores medidas de prevención del tráfico humano. "No es un crimen en Maryland y es un horror que exista esta esclavitud vinculada a sexo o trabajo", expresó la hermana. 
En este sentido, Carozza les dijo que están avanzando en iniciativas bipartidistas para que haya castigos más severos.            Para la senadora, es importante que la gente tome consciencia del flagelo social y que lo reporte.
Igualmente, un grupo de 40 feligreses de la parroquia San Rafael de Rockville, respondieron al llamado de alzar su voz en defensa de los valores católicos.
Algunos de ellos se reunieron con la senadora Cheryl Kagan (distrito 17), quien se identificó como 'pro-choice', es decir, considera que las mujeres tienen derecho a tomar decisiones sobre su cuerpo (como practicarse un aborto). Luego de explicar su posición, incluso en español, aclaró que hay otros temas en los que sí coincide con la Iglesia como la defensa del medioambiente y la inversión en educación.
Habló en defensa de un proyecto de ley para que inmigrantes no ciudadanos (con green card) que han servido honorablemente en el servicio militar puedan ser aceptados para trabajar como policías en Maryland.
Otro grupo de 9 personas de Baltimore, visitaron las oficinas de la delegada Lewis y el senador Ferguson (ambos representan a sectores con alta población de hispanos). Sus asistentes les atendieron y escucharon los testimonios de dos madres de la escuela Arzobispo Borders en apoyo a las becas BOOST.
El senador no apoya la iniciativa de becas -que respalda la Iglesia- sino mejorar las escuelas públicas. 

Proyectos de ley
El congreso estatal está considerando el proyecto de ley sobre tráfico humano HB734/SB689, denominado en inglés "Anti-Exploitation Act of 2019" que criminaliza el tráfico de trabajadores.
La Iglesia Católica califica el tráfico humano como la esclavitud moderna y apoya esta legislación. Los traficantes obligan a las personas a trabajar contra su voluntad, por medio de la fuerza, fraude o bajo amenazas.
A la comunidad de fe le preocupa que Maryland sea uno de sólo tres estados que no consideran estas prácticas como un delito.
El congreso, con sede en Annapolis, está considerando el proyecto de ley HB100/SB125, vinculado al presupuesto fiscal 2020, que propone destinar 10 millones de dólares para las becas BOOST. 
Los parroquianos llevaron un claro mensaje en apoyo a esta medida y aumento de fondos para este fin porque saben que beneficia a estudiantes de familias con bajo ingreso. 
Maryland cuenta con la iniciativa BOOST (Expansión de oportunidades y opciones para los estudiantes de hoy). Brinda becas para asistencia para la matrícula escolar a estudiantes elegibles (según el ingreso familiar) a fin de ayudarlos a cubrir los costos de una escuela privada. 
Todos los que reciben esta beca son elegibles para almuerzo gratis o a precio reducido en las escuelas. La mayoría de ellos son niños de grupos minoritarios, más de 500 son hispanos.
La demanda de becas BOOST continúa creciendo: Más de 4.500 solicitudes se recibieron (2017-2018). Más estudiantes pobres de escuelas públicas se transfieren a escuelas privadas, que brindan alta calidad de educación y buenas oportunidades académicas, gracias a este programa BOOST.
La fecha límite para inscribirse es en mayo. Inf: visite marylandpublicschools.org/boost sino envíe un email a [email protected]
Igualmente, el congreso estatal está considerando el proyecto de ley HB757/SB561, denominado en inglés "Laura & Reid's Law", para expandir la ley de homicidio fetal desde las 8 semanas en adelante. 
La CCM apoya la iniciativa tomando en cuenta que la principal causa de muerte asociada con el embarazo en Maryland es el homicidio (10 veces por arriba del promedio nacional).
En 66 por ciento de los casos de homicidios de mujeres embarazadas, las mujeres fueron asesinadas por su actual o ex pareja. Un 77 por ciento de las muertes ocurren en las primeras 20 semanas de embarazo. Apoyar este proyecto legislativo les permitirá a los fiscales poner cargos por doble homicidio (antes de las 24 semanas de gestación), expandiendo así la ley actual.
En Annapolis también se está considerando el proyecto de ley HB399/SB311 (End of life options act) que busca legalizar el suicidio asistido por un médico.
Los feligreses manifestaron durante la jornada que la Iglesia se oponen radicalmente a este tipo de medidas ya que defiende la vida desde la concepción hasta la muerte natural.
El mensaje que recibieron los legisladores es que el suicidio asistido pone en riesgo a los más vulnerables de la sociedad, incluyendo a discapacitados y aquellos que batallan con las adicciones.
Al visitar a los delegados, la feligresía dejó en claro que se oponen al proyecto de ley HB1031, que pondría una pregunta en la papeleta electoral sobre enmendar la constitución para incluir protecciones al aborto.
Dos días después del cabildeo, el presidente de la cámara de delegados de Maryland, Michael Busch, anunció su decisión de retirar el proyecto de ley.

Sobre inmigración
El congreso estatal, además, está considerando dos proyectos de ley sobre el tema de inmigración que la Iglesia Católica de Maryland apoya.
Uno de los proyectos es la expansión de la ley DREAM (proyecto HB262/SB537). Se debate a nivel del comité de apropiaciones de la cámara baja y del comité de educación, salud y medioambiente del senado. 
El segundo se llama en inglés "U Nonimmigrant status-certification of victim helpfulness" y está vinculado a las visas U (HB214/SB144). Se debate en el comité judicial de la cámara de delegados y en el comité de procedimientos judiciales del senado.
La medida requeriría que el estado de Maryland certifique las solicitudes de visa U en un plazo de 90 días.
La CCM afirma que las políticas de inmigración son justas y humanas cuando no separan a las familias. Brindarles apoyo a las familias inmigrantes es clave para su éxito en Estados Unidos, lo que implica ampliar las oportunidades educativas y simplificar el proceso de solicitud de visas.
CCM es la voz de las arquidiócesis de Baltimore y Washington y la Diócesis de Wilmington. Para mayores detalles, visite el portal de la Conferencia Católica de Maryland: www.mdcathcon.org.