Hoy, el congresista Steve Scalise está presentando una petición en la Cámara de Representantes para forzar una votación sobre el proyecto de ley de la Representante Ann Wagner, la Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto Nacidos Vivos. Si la petición recibe 218 firmas, los miembros de la Cámara votarán sobre la legislación para garantizar que cualquier niño nacido vivo después de un intento de aborto reciba el mismo grado de atención que se le daría a otro niño nacido en la misma edad gestacional.

El arzobispo Joseph F. Naumann, Presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), emitió la siguiente declaración en respuesta:

“Nuestra nación es mejor que el infanticidio. Los bebés nacidos vivos durante el proceso de aborto merecen la misma atención y asistencia médica que cualquier otro recién nacido. No brindar atención es una forma letal de discriminación contra las circunstancias del nacimiento del niño. Insto encarecidamente a todos los representantes a firmar esta petición, y luego a votar por la Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto Nacidos Vivos. Este proyecto de ley agregaría requisitos específicos para ayudar a garantizar que los bebés nacidos vivos después de un intento de aborto puedan tener una oportunidad justa en la vida".

La carta del arzobispo Naumann a la Cámara de Representantes y otros recursos pueden encontrarse en: http://www.usccb.org/about/pro-life-activities/born-alive-bill.cfm