Foto/archivo
Foto/archivo

Los inversores en Wall Street castigaban este martes a la compañía aérea United Continental después de verse obligada a pedir disculpas por la polémica expulsión de un pasajero de uno de sus vuelos.

Las acciones de United Continental, la tercera mayor aerolínea de EE.UU. por volumen de pasajeros, caían a esta hora un 2,25 por ciento en la Bolsa de Nueva York, donde en la primera hora de contrataciones llegaron a caer más de un 4 por ciento.

El consejero delegado de la compañía, Oscar Muñoz, se vio obligado este lunes a pedir disculpas públicamente tras la polémica desatada por la expulsión de un pasajero el pasado domingo en un suceso captado en vídeo que se volvió viral en internet.

"Es un acontecimiento perturbador para todos en United", dijo Muñoz sobre las imágenes de un pasajero arrastrado por el pasillo del avión del vuelo 3411 con destino a Louisville (Kentucky) y origen en el aeropuerto O'Hare de Chicago (Illinois).

Según varios testigos, la compañía pidió cuatro voluntarios para abandonar el vuelo, después de haberlo abordado con dos horas de retraso, y tomar uno al día siguiente a cambio de 400 dólares y una estancia de una noche en un hotel.

United necesitaba esos asientos para trasladar a sus empleados, pero ningún pasajero aceptó la oferta, aunque la aumentó a 800 dólares y amenazó con que no despegarían hasta que 4 personas se levantaran de su asiento y abandonaran la aeronave.

La compañía seleccionó al azar, mediante una computadora, a los pasajeros que tendrían que levantarse, y mientras una pareja se fue, el protagonista del vídeo contestó que era un médico y necesitaba ver a sus pacientes el lunes por la mañana. EFE