Vestidos diseñados por “talentos extranjeros” son mostrados en una exhibición en Nueva York. (Foto/EFE)
Vestidos diseñados por “talentos extranjeros” son mostrados en una exhibición en Nueva York. (Foto/EFE)
La industria de la moda, un sector que genera alrededor de 250.000 millones de dólares anuales, considera fundamental "el talento extranjero" y el impacto del intercambio cultural en su desarrollo profesional, según muestra un informe publicado este lunes por representantes del sector.

El informe destaca a necesidad urgente de una reforma migratoria y la modernización del sistema de visados, revirtiendo la política del Gobierno de Donald Trump de recortar la inmigración legal y dando un camino a la ciudadanía para los "soñadores".

En la encuesta, realizada a 160 agentes de la moda, un 85 por ciento de los participantes considera que la inmigración ha tenido un papel destacado en el crecimiento de sus negocios, a través de las nuevas ideas y formas de trabajar que importan desde su países de origen.

Dentro de ese porcentaje favorable, al menos un 30 por ciento precisa que la aportación extranjera es "absolutamente esencial" para el impulso de la moda en Estados Unidos, y un 25 por ciento cree que es "muy importante" en su evolución.

Ante esa valoración, reclaman que el Gobierno suavice su actual política migratoria, con medidas que rebajen la presión sobre los inmigrantes legales y estabilicen la cuestión migratoria en el país.

El informe, elaborado por la comunidad tecnológica FWD.us y el Consejo de Diseñadores de Moda (CFDA), argumenta que las decisiones restrictivas en inmigración tomadas por la administración Trump reflejan ya un impacto negativo en el sector.

En este sentido, los diseñadores, firmas y escuelas adscritas a la CFDA expresaron su "preocupación" ante esta coyuntura, puesto que "no desean rechazar a jóvenes calificados" por cuestiones burocráticas.

El 48 por ciento de los encuestados considera que el programa migratorio que afecta a los conocidos como "soñadores", jóvenes que llegaron al país siendo menores, es una de las principales acciones que se deben revisar para encontrar una solución positiva.

Además, la otra gran cuestión que, en opinión del 33 por ciento participante, debe ser actualizada es el proceso para obtener el visado H-1B, documento concreto con el que los profesionales especializados y modelos de alta costura pueden residir y trabajar temporalmente en el país.

En relación a ello, el informe destaca que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) solo emite 85.000 H-1B visas anuales, a pesar de que en 2017 se registraron más de 199.000 solicitudes, cifra incluso menor a la presentada un año antes con 236.000 personas.

"La finalización del programa DACA, junto con la creciente complejidad del proceso de solicitud del visado, difícil de manejar e impredecible, provocan disminuciones en los visitantes y estudiantes nacidos en el extranjero", argumentan los autores del texto.

El 89 por ciento de los encuestados advierte de que se necesitan mayores recursos económicos en la actualidad para ayudar a los empleadores y estudiantes graduados a solventar los costes legales derivados de inmigración, con un presupuesto estimado de 5.000 a 10.000 dólares por empleado extranjero.

El sector de la moda genera 1,9 millones de empleos directos en el país, donde existen más de 200 escuelas de diseño, con varias de las ciudades más destacadas a nivel global en la materia como son Nueva York, Los Ángeles, Miami, Nashville o San Diego.

El informe presenta ejemplos concretos sobre este fenómeno, como el caso de Juan Carlos Obando, diseñador de origen colombiano que llegó a Miami en 1994.

En la actualidad regenta un estudio de confecciones que trabaja con compañías como Powerhouse Barneys de Nueva York, MAC Cosméticos o Swarovski, y con celebridades del estilo de Kendall Jenner o Gigi Hadid, que utilizan sus vestidos en la alfombra roja.

Obando obtuvo la residencia permanente tras enlazar diferentes tipos de visados y espera que ahora el Congreso trabaje en la reforma de un sistema de inmigración "anticuado".

"Es necesario aplicar el sentido común para resolver la situación de muchas de las manos y corazones increíbles que actualmente producen y contribuyen al crecimiento de nuestra industria", declaró el diseñador.

Por último, la "Global Business Travel Association" predice que, gracias a esta presión migratoria, el país perdió aproximadamente 1.300 millones de dólares y más de 4.200 empleos en 2017, además de soportar un descenso del 7 por ciento en el número de inscripciones de estudiantes internacionales.

Las empresas de la moda reconocen que su decrecimiento podría afectar a otros sectores relacionados con su actividad como la fotografía, las relaciones públicas o la restauración, por lo que urge a las instituciones a tomar este asunto como prioritario en sus agendas. EFE