Algunas compañías de Telemercadeo están en la mira de las autoridades federales.  Foto/archivo
Algunas compañías de Telemercadeo están en la mira de las autoridades federales. Foto/archivo

Se alega que los demandados contrataron telemercaderes en Perú que usaron tácticas engañosas y abusivas para vender productos para aprender inglés.

A petición de la Comisión Federal de Comercio, (FTC, sigla en inglés) una corte suspendió una operación con telemercaderes en Perú que presuntamente usaron tácticas engañosas y abusivas para venderles productos para aprender inglés a consumidores hispanohablantes de todo Estados Unidos. La corte ordenó el congelamiento de los activos de los demandados a la espera de una audiencia.

De acuerdo a los términos de la demanda de la FTC, los demandados vendieron cuadernillos, discos CD y DVD, computadoras modelo tablet y un diccionario español-inglés, y amenazaron con demandar, arrestar o encarcelar a los consumidores, o embargarles sus casas a quienes no pagaran.

Los demandados fingieron estar afiliados con el gobierno, centro de ayuda (una entidad no gubernamental), con compañías reconocidas como Walmart, o con una estación de radio en idioma español.

Se alega que los telemercaderes de los demandados manipularon los aparatos de identificación de llamadas para que la gente al contestar el teléfono tuviera la impresión de que las llamadas provenían de servicios de emergencia o de personas que habían dado como referencias. Les dijeron falsamente a las personas que llamaron que habían sido especialmente escogidas para un curso de idiomas y que recibirían instrucción personal a cambio del pago de un cargo de entre $199 y $799, que según dijeron, correspondía a un valor de hasta un 80 por ciento de descuento sobre el precio normal.

Presuntamente, los telemercaderes de los demandados solían decirles a los consumidores que se habían ganado una computadora tablet Samsung o iPad que podrían conseguir a cambio del pago de $200 en concepto de cargos de despacho y envío, impuestos, seguro o garantía. Pero las computadoras tipo tablet eran de marcas genéricas o modelos antiguos y no había ningún seguro ni garantía.

Se alega que cuando los consumidores rechazaron la promoción de ventas o cancelaron la entrega, los telemercaderes les dijeron que eran abogados o funcionarios del gobierno y efectuaron amenazas por no pagar.

En algunos casos, incluso después de que los consumidores hubieran pagado, los telemercaderes continuaron llamando y efectuando declaraciones falsas y profiriendo amenazas.

ABC Hispana, Inc., ISB Latino, Inc., ABC Latina, LLC, Gonzalo Ricardo Bazán Jiménez y Milagros Raquel Urmeneta están acusados de infringir la Ley de la FTC y la Regla de Ventas de Telemercadeo.

La Comisión procura que se ordene el cese permanente de la presunta conducta engañosa de los demandados, se les impida incurrir en futuras infracciones a la ley y que provean reembolsos para los consumidores afectados.

La FTC desea agradecer a la organización AYUDA por traer este asunto a la atención de la FTC. 

Para consultar información sobre cómo lidiar con el fraude por teléfono, véase el blog de la FTC Estafas por teléfono. Para mantenerse informado sobre el fraude, suscríbase para recibir las alertas de estafas de la FTC en consumidor.ftc.gov/destacado/alertas-de-fraude.

Toda la información de educación del consumidor de la FTC está disponible en español en consumidor.ftc.gov.

El resultado de la votación de la Comisión para autorizar a su personal a presentar la demanda fue 3-0. La FTC presentó la demanda y la petición de una orden de interdicto de carácter temporario ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Central de California en fecha 13 de febrero de 2017.

NOTA: La Comisión presenta una demanda cuando existe una “razón para creer” que la ley ha sido o está siendo violada, y cuando la Comisión considera que el procedimiento es de interés público. El caso será decidido por la corte.