El aumento de precios vino impulsado principalmente por los sectores de automóviles (0,4 %), gasolina (0,5 %) y vivienda (0,1 %). (Foto/archivo)
El aumento de precios vino impulsado principalmente por los sectores de automóviles (0,4 %), gasolina (0,5 %) y vivienda (0,1 %). (Foto/archivo)
El índice de precios al consumo (IPC) subió un 0,1 por ciento en junio con respecto al mes anterior y la tasa interanual se situó en un 2,9 por ciento, la mayor desde 2012, anunció este jueves el Gobierno.

La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos por su mayor volatilidad, se situó en el 0,2 por ciento en junio, mientras que comparado con junio del año pasado registró un incremento del 2,3 por ciento.

La cifra divulgada por el Departamento de Trabajo es menor a la anticipada por los analistas, que habían pronosticado una subida del 0,2 por ciento.

Por otro lado, la tasa interanual del 2,9 por ciento es la mayor registrada en el país desde el comienzo de 2012 y, según los expertos, es una muestra de que la economía estadounidense está en el mejor momento después de la crisis financiera.

El aumento de precios vino impulsado principalmente por los sectores de automóviles (0,4 %), gasolina (0,5 %) y vivienda (0,1 %).

Así, la tendencia alcista de los precios continúa en EEUU, lo que servirá de argumento para que la Reserva Federal (Fed) siga con su estrategia de elevar los tipos de interés de manera "gradual" en lo que resta de 2018.

La Fed subió en junio los tipos al rango de entre el 1,75 por ciento y el 2 por ciento, después de elevarlos en marzo, y se prevé que lleve a cabo al menos dos subidas adicionales en lo que resta del año dada la solidez de la economía nacional, con una tasa de desempleo que cerró junio en el 4 por ciento. EFE