El cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, entrega un reconocimiento a Virginia Clifford por sus servicios prestados a la Iglesia. (Foto/Jaclynn Lippelmann)
El cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, entrega un reconocimiento a Virginia Clifford por sus servicios prestados a la Iglesia. (Foto/Jaclynn Lippelmann)

Con motivo de la fiesta de Epifanía el cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, publicó recientemente en su blog una reflexión sobre como en esa festividad se celebra el regalo de la luz a un mundo en tinieblas y se destaca que Jesús, es el regalo perfecto, es la luz del mundo.

Recordó, que el año pasado cerca de 120,000 personas recibieron asistencia a través de Caridades Católicas, así como más de 50.000 jóvenes estudiantes y 30.000 adultos se beneficiaron con servicios en las escuelas católicas y programas de educación religiosa parroquial de la arquidiócesis de Washington.

Destacó que como fruto de la evangelización, miles obtuvieron nueva vida y otras gracias abundantes a través del bautismo infantil, la recepción en la Iglesia en RCIA y en la celebración del sacramento del matrimonio.
“Hoy en el día de la Epifanía nuestra Iglesia recuerda cómo la estrella de Belén apareció como una señal celestial para las naciones. En nuestro tiempo, hay muchas luces radiante en nuestra familia de fe que alegran la vida de las personas y les muestran el camino hacia Jesús y su reino de amor, compasión, verdad, justicia, alegría y paz”, destacó el cardenal Wuerl.

En esa festividad, realizada en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, se reconocieron a diversas personas que trabajaron de manera destacada en fortalecer los cimientos de la Iglesia.

Recordó que el próximo 27 de enero decenas de miles de jóvenes acudirán al Verizon Center y al DC Armony para participar de la misa previa a la Marcha por la Vida.