Desde hace algunos años, desafortunadamente, hemos visto cómo las tensiones y maltratos hacia la comunidad inmigrante en la nación se ha intensificado y recrudecido. La Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB) y nuestro pastor, el cardenal Donald Wuerl, en diferentes y continuas ocasiones están exhortándonos a reconocer a  los miles o millones de inmigrantes que son parte de nuestra Iglesia y como miembros de nuestra comunidad de creyentes merecen el respeto y la consideración que desde un punto de vista cristiano se le debe y se le da a cada ser humano.

Por esta razón es necesario, una vez más, recalcar cómo nuestro papel en estos momentos de dificultad de nuestros queridos hermanos y hermanas, es fundamental puesto que es una oportunidad  grande para servirles y traer a sus hogares el mensaje de Jesucristo que nos exhorta a poner también toda nuestra esperanza en el poder y el amor de Dios, nuestro Padre. Dios no nos abandona, en momentos de tribulación, está con nosotros si le abrimos las puertas de nuestros corazones y le permitimos intervenir en nuestra propia historia .

Como comunidad de creyentes sabemos por experiencia que la oración mueve montañas. Esta oración debe ser una oración interreligiosa y multicultural y desea crear una  armonía y unidad  en nuestra  gente para que conscientes de que todos somos creaturas de Dios y, por consiguiente, coherederos de este mundo, oremos juntos  por la justicia y el respeto a la persona y familia de nuestros inmigrantes. Sabemos que mediante una abogacía que no tiende a un tinte político partidista, sino humano e interreligioso podemos todos orar por una justa y necesaria reforma inmigratoria que le dará la paz a millones de familias de inmigrantes que hoy viven en una desafortunada pesadilla en el mismo seno de sus familias.

Por más de cincuenta años, la Arquidiócesis de Washington ha sido líder y pionera en el servicio y bienvenida al inmigrante. Bajo el techo del Centro Católico Hispano de Caridades Católicas millones han sido servidos en estos últimos cincuenta años, la obra continúa y bajo la coordinación del equipo de servicios de inmigración del Centro y Caridades Católicas, se propone hacer un servicio conjunto con nuestras parroquias en la arquidiócesis ofreciendo conferencias de información a nivel de inmigración.

Personalmente, es mi deseo que todos invitemos a quienes ya sabemos necesitan regularizar su estado migratorio, para que asistan a estas conferencias que son totalmente gratuitas y que buscan servir y orientar a nuestra comunidad inmigrante.

Las próximas fechas y parroquias que tendrán estas sesiones de información para el inmigrante son las siguientes:

Parroquia de San Camilo,  el domingo 12 de marzo a las 2:30PM.

Parroquia de San Martín de Tours,  el domingo 2 de abril a las 2PM.

Si sabemos de alguien que necesita información acerca de su estado migratorio y las posibilidades de aplicar a alguna de las posibilidades que aún existen, invitémosle a participar.